Escudo de la República de Colombia

Medioambiente

Energía eólica ¿vale la pena para Colombia?

¿Qué tan fértil es el territorio nacional para las energías alternativas?

Bogotá D. C., 30 de abril de 2010Agencia de Noticias UN–

Parque eóligo Jepírachi en La Guajira - Foto:Luis Miguel Palcio / Unimedios

Jepírachi, en La Guajira, es el único parque eólico en Colombia. Empezó a operar en abril del 2004 y en el 2010 cuenta con una capacidad de generación eléctrica de 19,5 megavatios, que representan el 0,15% del potencial nacional.

Según Walter Del Río Duque, coordinador de este parque que pertenece a las Empresas Públicas de Medellín (EPM), en septiembre del año pasado Jepírachi batió su propia marca de generación de energía, pues aumentó su productividad en un 30%, mientras en octubre la acrecentó en un 60%. “Esto coincidió con la disminución del nivel de los embalses de las centrales hidráulicas. Si, por ejemplo, en lugar de 15 máquinas el parque hubiese tenido 300, el país no habría recurrido con tanta urgencia a las fuentes térmicas”, indicó Del Río.

Fabio González, catedrático del Departamento de Física de la Universidad Nacional, respalda esta posición: “El Estado debería pagar más alto el kilovatio/hora producido con el viento que el generado a partir de hidroeléctricas. Esto con el fin de hacer más rentables los parques eólicos, ya que el dinero que reciben estos proyectos por certificados de reducción de emisiones de CO2 no es suficiente para mitigar el impacto económico de una inversión tan grande”.

El comercio del CO2

Detrás de dichos certificados se estableció un “negocio” que comenzó con la propuesta brasilera, formulada en la reunión del Protocolo de Kioto, sobre cómo podrían participar los países del llamado “tercer mundo” en el proceso de reducción de emisiones de CO2. Así, a través de proyectos de sustitución de combustibles como carbón por gas natural (con menos emisiones en su proceso de combustión), o parques eólicos, entre otros, se gestiona el certificado que expide la junta ejecutiva del Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) de Naciones Unidas. Posteriormente, este “título” se comercializa con las empresas que han adquirido compromisos de reducción de emisiones en países desarrollados.

Parece fácil pero no es así, pues el estímulo económico que se le reconoce a cada iniciativa depende del número de toneladas de CO2 que reduzca el país que tiene el proyecto de sustitución.

¿Y qué pasa si en ese país no hay mucho CO2 para reducir? ¿Le entra poca plata a la iniciativa?

En el caso de Colombia, se estima que las emisiones de CO2 que causa un kilovatio/hora están alrededor de 0,3 y 0,6 kilogramos. Lo anterior teniendo en cuenta que es un país “limpio” ya que su energía eléctrica se produce en más de un 60% gracias al agua (cifra que varía por algunos fenómenos como El Niño), lo que hace que las emisiones nacionales sean muy bajas, contrario a lo que ocurre en países como Estados Unidos que generan más del 60% de su energía con carbón mineral.

Al no existir grandes cantidades de CO2 para reducir en el país, se disuelve la espuma de beneficios económicos por certificados que recibiría cualquier proyecto MDL. Así, queda abierta la discusión sobre si el territorio continental colombiano es lugar fértil o no para proponer proyectos de reducción de emisiones “como negocio” o, por el contrario, podría funcionar en la isla de San Andrés, cuya energía proviene de generadores diésel.

Jepírachi costó 28 millones de dólares y, según Del Río Duque, se tenían grandes expectativas económicas con los certificados, pero nunca se cumplieron.

Dos nuevos parques eólicos

Según Luis Fernando Rico, gerente general de Isagén, esta compañía adelanta la fase inicial de estudios de un parque eólico que estaría ubicado muy cerca a Jepírachi, y cuya capacidad, en primera instancia, sería de 31,5 MW. Aun con un número mínimo de aerogeneradores (Jepírachi tiene 15), dicho parque requeriría una inversión aproximada de USD$ 60.000.000, lo que contribuiría con una reducción de emisión de gases de efecto invernadero cercana a 40.000 toneladas anuales equivalentes de CO2.

En la isla de San Andrés, la empresa Sopesa proyecta instalar un sistema eólico con una capacidad de 7,5 MW. Ya se iniciaron los procesos de medición de los vientos y alrededor de cinco aerogeneradores serían ubicados en una longitud de un kilómetro durante los próximos tres años.

Definitivamente la gran ganadora con este aparente auge de parques eólicos es la diversificación energética en Colombia. La experiencia ha demostrado, por ejemplo, que ante fenómenos como El Niño no es bueno depender en un porcentaje tan alto de una fuente inestable como la hidráulica que, sin ningún inconveniente, podría ser complementada con más energía proveniente de alternativas limpias como el viento.

(Por: Fin/lmp/feb
)
N.° 320

Otras noticias

Más que aumentar el número de doctores en Colombia, se deben contemplar las herramientas y espacios adecuados para su educación. Fotos: Unimedios.

Educación

agosto 05 de 2020

Doctorados deben estar en manos de instituciones idóneas

Pese a que los rectores de universidades públicas habían considerado...

Educación

agosto 05 de 2020

Carta abierta al señor Presidente de la República de Colombia, Doctor Iván Duque Márquez

Los miembros de los Consejos, Superior Universitario y Consejo Académico de la...

Los hongos aprovechan residuos, generando una producción circular. Foto: Diana González.

Desarrollo Rural

agosto 05 de 2020

Emprendimiento agroecológico cultiva hongos y hortalizas

Desde Science, Plants and Phungi (SPP) –ciencia, plantas y hongos– un...

La investigación busca aprovechar este residuo cítrico para reemplazar los colorantes artificiales en productos horneados.

Ciencia & Tecnología

agosto 05 de 2020

Pigmentos de la mandarina le pondrían color a los panes

Los carotenoides (pigmentos) de la cáscara de la mandarina presentan un alto...

El Proyecto de Teleocupación busca ser un apoyo para quienes trabajan desde sus casas. Fotos: archivo Unimedios.

Salud

agosto 05 de 2020

Teleocupación, otra opción de apoyo por la pandemia

Debido a la crisis sanitaria que desató el nuevo coronavirus, la teleocupación...

El campus de la UNAL en Bogotá se inauguró en 1938. Fotos: archivo Unimedios.

Educación

agosto 05 de 2020

Ciudad Universitaria: la vigencia de un proyecto moderno

Por el brote del SARS-CoV-2, el octogésimo segundo cumpleaños de la apertura a...

El aumento de la productividad en Colombia se lograría con el aumento de la conectividad en todo su territorio.

Ciencia & Tecnología

agosto 05 de 2020

Conectividad en las regiones aumentaría productividad del país

“Colombia tiene que habilitar la conectividad de alta velocidad en todo su...

Cultivo de fresas en Sibaté, municipio con proyección minera. Fotos: Harold Villamil.

Ciudad & Territorio

agosto 05 de 2020

POT de la Sabana, desarticulados frente a extracción minera

Las medidas tomadas alrededor del ordenamiento de la Sabana de Bogotá, las...

La UNAL ingresó al Top 10 de las 100 mejores empresas y es la número 1 en el sector de la educación superior, según el ranking de Merco Talento. Fotos: archivo Unimedios.

Economía & Organizaciones

agosto 04 de 2020

UNAL, una de las empresas más atractivas para trabajar

En la medición del ranking de Merco Talento 2020, para el cual se realizó un...

La investigación se realizó con 40 directivos de grandes empresas de Manizales. Fotos: Luisana Casique - UNAL Sede Manizales.

Economía & Organizaciones

agosto 04 de 2020

Coaching ayudaría a asumir nuevos retos empresariales

Las organizaciones que emplean el coaching profesional por razones de negocios...