Escudo de la República de Colombia

Educación

Educación inclusiva, con brechas preocupantes

Aunque en los últimos 30 años Colombia ha dado un avance notable en política de educación inclusiva, en la implementación se advierten brechas preocupantes, pues no se ha logrado que todos los niños y jóvenes con discapacidad sean acogidos y tengan aprendizajes de calidad dentro del sistema educativo.

Bogotá D. C., 26 de junio de 2020Agencia de Noticias UN-

La educación inclusiva se entiende como el reconocimiento de la diversidad con una perspectiva de equidad. Fotos archivo Unimedios.

El Simat registra hoy cerca de 208.000 niños con discapacidad en el sistema educativo del país.

Aunque el desarrollo de la normatividad no es suficiente para el avance de la educación inclusiva en Colombia, sí ayuda de manera significativa.

La sociedad colombiana debe contribuir a que todos los niños y jóvenes con discapacidad asistan a un plantel educativo.

La maduración del concepto de educación inclusiva empezó a dejar a un lado la dicotomía de inclusión/exclusión, por lo simplista.

Según el informe de la Unesco “Seguimiento de la educación en el mundo 2020: Inclusión y educación: todos, sin excepción”, que se lanzó esta semana, existen 1,7 millones de niños de 142 países por fuera de los sistemas educativos, y la pandemia los ha excluido aún más de las ofertas educativas.

En Colombia el Sistema Integrado de Matrícula (Simat) registra hoy cerca de 208.000 niños con discapacidad, de las cuales la intelectual es la más frecuente. Sin embargo, el conjunto de recursos y apoyos es desigual frente a las necesidades de los diferentes grupos, entre los cuales un caso notorio lo constituye la población sordociega, que aún sigue invisible en el conjunto de respuestas efectivas a sus necesidades educativas y sociales. 

Históricamente Colombia ha estado influenciada por la concepción de educación inclusiva de los organismos unilaterales y adopta recomendaciones y directrices de la Unesco y de la OCDE.

Así lo hizo saber la profesora Marisol Moreno Angarita, de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), quien a principios de 2020 presentó la investigación “Educación inclusiva: estado de la cuestión y balance analítico”, cuyo propósito es apoyar la formulación de una política pública de educación inclusiva en Bogotá. El trabajo estuvo acompañado por el profesor Carlos Miñana Blasco.

“La educación inclusiva es distinta a la inclusión educativa, pues mientras la segunda aduce a cómo el sistema educativo acoge a un grupo específico de poblaciones, la primera se refiere más a la diversidad, las capacidades de todos y el trabajo colaborativo de la sociedad, más allá del sector educativo”, explica la investigadora. 

La educación inclusiva ha tenido cambios significativos, desde enfocarse en las dificultades de los estudiantes –basado en un modelo de déficit– hasta adoptar el modelo social que reclama la necesidad de eliminar las barreras que impiden que los estudiantes aprendan.

Dichas barreras están en la sociedad, en los estereotipos y en los estigmas alrededor del tema, por lo cual es urgente transformar el sistema educativo, dado que la educación es el camino al desarrollo, el cual no se puede lograr sin la participación de todos. Por eso es vital no dejar atrás a ninguno, ya sea por diferencias de género, lengua, credo, condición o situación.

La maduración del concepto de educación inclusiva, que se entiende como el reconocimiento de la diversidad con una perspectiva de equidad, empezó a dejar a un lado la dicotomía de inclusión/exclusión, por lo simplista, para comprender que el sistema educativo no es el único agente que garantiza la inclusión, sino todos los engranajes de la sociedad.

Por eso se promueve el enfoque del diseño universal para el aprendizaje, recomendado también por la Convención Internacional de los Derechos de las Personas con Discapacidad, porque reconoce la variabilidad de las formas de enseñanza y de aprendizaje, que promueve la educación para todos, con todos y con cada uno, según informe de la ONU (2006).

Aunque el desarrollo de la normatividad no es suficiente para el avance de la educación inclusiva en Colombia, sí ayuda de manera significativa. Un ejemplo es el Decreto 1421 de 2017, “por el cual se reglamenta en el marco de la educación inclusiva la atención educativa a la población con discapacidad”.

Esta norma retoma las lecciones aprendidas de las últimas décadas tratando de ser inclusivos y precisa algunas exigencias para las Secretarías de Educación, la organización escolar, la formación docente, el trabajo pedagógico en el aula y el trabajo colaborativo de toda la comunidad educativa de la mano de la familia y el estudiante. 

“Seguramente estamos lejos de experiencias como la de Canadá o Inglaterra, pero sin lugar a dudas somos un referente para la región latinoamericana, que mira con atención los avances del sistema educativo colombiano”, concluye la investigadora.

(Por: fin/SRB/MLA/LOF
)
N.° 620

Otras noticias

La investigación busca aprovechar este residuo cítrico para reemplazar los colorantes artificiales en productos horneados.

Ciencia & Tecnología

agosto 05 de 2020

Pigmentos de la mandarina le pondrían color a los panes

Los carotenoides (pigmentos) de la cáscara de la mandarina presentan un alto...

El Proyecto de Teleocupación busca ser un apoyo para quienes trabajan desde sus casas. Fotos: archivo Unimedios.

Salud

agosto 05 de 2020

Teleocupación, otra opción de apoyo por la pandemia

Debido a la crisis sanitaria que desató el nuevo coronavirus, la teleocupación...

El campus de la UNAL en Bogotá se inauguró en 1938. Fotos: archivo Unimedios.

Educación

agosto 05 de 2020

Ciudad Universitaria: la vigencia de un proyecto moderno

Por el brote del SARS-CoV-2, el octogésimo segundo cumpleaños de la apertura a...

El aumento de la productividad en Colombia se lograría con el aumento de la conectividad en todo su territorio.

Ciencia & Tecnología

agosto 05 de 2020

Conectividad en las regiones aumentaría productividad del país

“Colombia tiene que habilitar la conectividad de alta velocidad en todo su...

Cultivo de fresas en Sibaté, municipio con proyección minera. Fotos: Harold Villamil.

Ciudad & Territorio

agosto 05 de 2020

POT de la Sabana, desarticulados frente a extracción minera

Las medidas tomadas alrededor del ordenamiento de la Sabana de Bogotá, las...

La UNAL ingresó al Top 10 de las 100 mejores empresas y es la número 1 en el sector de la educación superior, según el ranking de Merco Talento. Fotos: archivo Unimedios.

Economía & Organizaciones

agosto 04 de 2020

UNAL, una de las empresas más atractivas para trabajar

En la medición del ranking de Merco Talento 2020, para el cual se realizó un...

La investigación se realizó con 40 directivos de grandes empresas de Manizales. Fotos: Luisana Casique - UNAL Sede Manizales.

Economía & Organizaciones

agosto 04 de 2020

Coaching ayudaría a asumir nuevos retos empresariales

Las organizaciones que emplean el coaching profesional por razones de negocios...

El historiador y latinoamericanista Charles Bergquist fue Profesor Honorario de la UNAL.

Educación

agosto 04 de 2020

Charles Bergquist, un historiador autodeclarado “orgullosamente marxista”

El pasado 30 julio falleció en Seattle (Estados Unidos) el brillante...

El galvanizado en caliente consiste en sumergir piezas de acero en un baño de zinc fundido, que crea sobre estas una capa fina anticorrosiva. Fotos: Galco.

Medioambiente

agosto 04 de 2020

Residuos de galvanizado se utilizarían en pinturas y cerámicos

Aprovechar residuos del galvanizado en caliente para producir óxidos o cloruro...

Ningún fármaco ha sido oficialmente aceptado como tratamiento para el COVID-19. Fotos: Unimedios.

Salud

agosto 04 de 2020

Automedicarse, una fórmula peligrosa

Antes de ingerir cualquier medicamento es esencial evaluar la información con...