Escudo de la República de Colombia

Política & Sociedad

Desminado: buen camino, pero no suficiente

El reconocimiento bilateral de la responsabilidad por la presencia de artefactos explosivos es un punto a favor para avanzar en el desescalamiento del conflicto armado. Aunque el acuerdo genera confianza entre las partes y abre caminos de legitimidad y paz territorial, se requiere el cese bilateral al fuego para darle sostenibilidad al proceso.

, 12 de abril de 2015 Centro de Pensamiento y Seguimiento al Diálogo de Paz - Universidad Nacional de Colombia

El desarrollo del desminado contempla, inicialmente, la selección de los sitios en los que se realizará la desactivación de estos artefactos. foto: archivo Unimedios

El pasado 7 de marzo, la mesa de conversaciones para los diálogos de paz entre el Gobierno colombiano y la insurgencia de las FARC-EP dio a conocer el “Acuerdo sobre limpieza y descontaminación del territorio de la presencia de minas antipersonal (MAP), artefactos explosivos improvisados (AEI) y municiones sin explotar (MUSE) o restos explosivos de guerra (REG) en general”.

Este pacto constituye un paso importante, aunque insuficiente, para generar condiciones de seguridad en las comunidades que habitan territorios rurales afectados por estos artefactos explosivos. Además, es una forma de construir confianzas hacia los diálogos de paz, tanto entre las partes sentadas en la mesa como en la sociedad.

El acuerdo tiene como propósito realizar un proceso de limpieza y descontaminación en territorios rurales que hoy son áreas operativas de los dos actores armados. Este proceso será coordinado por la organización Ayuda Popular Noruega (APN) y contará con la participación y verificación permanente de dos delegados del Gobierno nacional, dos designados por las FARC y dos representantes de las comunidades.

La metodología para su desarrollo comprende tres momentos. Inicialmente está la selección de los sitios en los que se realizará la limpieza y descontaminación, considerando que estudios de organizaciones sociales han señalado que existen este tipo de artefactos en 668 de los 1.123 municipios del país. El proceso dará prioridad a las zonas que se definan como las más amenazadas, después de construir ejercicios cartográficos que crucen la información del Gobierno, las FARC y las comunidades.

Un segundo momento hace referencia al trabajo en las áreas operativas seleccionadas. Este involucra dos componentes: recopilación de información, utilizando equipos de estudio no técnico, y limpieza y descontaminación, con equipos multitareas. Es importante destacar que esta fase se soportará en un diálogo permanente con las comunidades que hacen presencia en los territorios.

Finalmente está la verificación y entrega formal a las autoridades nacionales, locales y a las comunidades. Aquí se destaca el compromiso de las partes de mantener limpios y descontaminados los territorios, generando así garantías de no repetición. 

Límites y posibilidades 

El acuerdo dio lugar a diversas reacciones entre los sectores sociales y políticos de la sociedad colombiana. Para los denominados enemigos de la paz, este y el posterior anuncio del presidente Santos, el pasado 11 de marzo, de suspender por un mes los bombardeos aéreos “para impulsar el desescalamiento del conflicto”, denotan el tránsito hacia un cese al fuego bilateral disfrazado. Tal situación resultaría problemática en tanto podría representar una parálisis de la acción de la fuerza pública en contra de las FARC, lo cual se traduciría en una pérdida de terreno en el campo militar.

Para sectores críticos comprometidos con los diálogos, el acuerdo expresa la fortaleza de las negociaciones y se constituye en un buen mensaje. Al respecto, el Frente Amplio por la Paz ha insistido en la importancia de este tipo de gestos que contribuyen a avanzar en el desescalamiento del conflicto. Asimismo, diversas organizaciones sociales populares han señalado que este tipo de acuerdos abren caminos para materializar una paz territorial. 

Múltiples valoraciones 

Ahora bien, las valoraciones que se pueden realizar son múltiples y de diversos órdenes. Entre algunas de las que contribuyen al debate en curso, se destaca el reconocimiento bilateral de la responsabilidad por la presencia de MAP, AEI, MUSE, REG. El acuerdo pone de presente que los dos actores son responsables por las afectaciones generadas a las vidas humanas producto de la explosión de los mencionados artefactos. Es decir, no se trataría exclusivamente de la presencia de MAP y AEI asociados con la acción de la insurgencia, sino también de MUSE y REG, de propiedad de las Fuerzas Militares del Estado colombiano. Se avanza de esta manera en un debate en el cual se ha tendido a responsabilizar unilateralmente a las FARC.

El acuerdo genera confianza entre las partes, pues involucra un trabajo coordinado entre el Batallón de Ingenieros de Desminado Humanitario del Ejército y guerrilleros de las FARC, elemento fundamental para avanzar en el desescalamiento del conflicto.

Avanzar en acciones territoriales que propicien condiciones de seguridad y garantías de no repetición para las comunidades afectadas por el conflicto armado abre también márgenes de legitimidad al proceso. Ello, básicamente, denota un compromiso de las partes confrontadas para poner fin a algunas prácticas militares que han alterado de manera problemática las dinámicas cotidianas de las comunidades en sus territorios.

El ejercicio de limpieza y descontaminación construye caminos para la paz territorial, toda vez que permite recomponer prácticas comunitarias que han sido sistemáticamente desestructuradas y violentadas por la acción de la guerra.

Así las cosas, es necesario reconocer que lo acordado en este tema abre espacios para el desescalamiento de la confrontación. Sin embargo, resulta claramente insuficiente para su resolución.

Tal como lo han señalado diversas organizaciones sociales populares y según lo publicado por el semanario Voz en su edición del pasado 6 de febrero, “desescalar el conflicto no se trata solo del desminado, sino también de los operativos de guerra arrasada, los bombardeos indiscriminados en las regiones agrarias, la persecución a los opositores y a los luchadores sociales y a ponerle fin a toda manifestación de represión a las luchas populares”.

Por tal razón, renunciar a los caminos de la paz que abre el cese bilateral al fuego resulta desacertado por parte de un Gobierno que garantizó su reelección bajo el discurso convocante de la paz. Ciertamente, la suspensión de confrontaciones genera condiciones territoriales mucho más favorables para las comunidades allí presentes.

Al respecto, el Frente Amplio por la Paz ha podido constatar “que el cumplimiento del compromiso adquirido por las FARC de cese unilateral al fuego, ha significado grandes beneficios para las comunidades que habitan en las regiones donde más fuertemente se ha desarrollado el conflicto armado, representados especialmente en aumento de la capacidad de movilización, seguridad y condiciones para un mejor desarrollo económico”. Así lo señala en su segundo informe de veeduría al cese unilateral al fuego en febrero 25 de 2015.

Lograr un cese bilateral es una garantía de sostenibilidad del proceso de La Habana y una decisión importante para fortalecer escenarios que conduzcan a la refrendación de lo acordado y a abrir caminos para la pronta instalación de una mesa de conversaciones con el ELN.

(Por: Carolina Jiménez M.,
)
N.° 0

Otras noticias

Exposición “Bitácora de un viaje en el tiempo” en el edificio del Archivo Central e Histórico de la U.N. Fotos: Nicolás Bojacá.

Educación

septiembre 19 de 2017

La U.N. navega por su historia

El viaje naval del Sesquicentenario empieza con más de 40 mil documentos...

Yuri Buenaventura estará en la celebración del Sesquicentenario de la U.N.

Artes & Culturas

septiembre 19 de 2017

La salsa de Yuri Buenaventura llega a la U.N.

Este miércoles 20 de septiembre a partir de las 7 p. m. el artista alternará...

Docentes, estudiantes y egresados conmemoraron los 90 años del Departamento de Farmacia. Fotos: Nicolás Bojacá.

Educación

septiembre 19 de 2017

La U.N., pionera en el desarrollo de la farmacia en Colombia

El Departamento de Farmacia de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), la...

Instant Composers Pool en el Auditorio León de Greiff de la U.N. Fotos: Ovidio González/Agencia de Noticias UN.

Artes & Culturas

septiembre 19 de 2017

Lo mejor del jazz holandés en el Sesquicentenario de la U.N.

Instant Composers Pool (ICP), una orquesta independiente de jazz, se unió a la...

La U.N. se ha destacado como líder en distintos <em>rankings.</em>

Educación

septiembre 19 de 2017

Rankings ratifican liderazgo de la U.N. en Colombia

Después de 150 años de funcionamiento, la Universidad Nacional de Colombia...

La guadua es considerada como una madera tipo A, similar al caobo o la canela, pero algunos expertos sostienen que se debe reconocer como una gramínea.

Desarrollo Rural

septiembre 19 de 2017

Explotación de guadua en riesgo por ser considerada recurso forestal

Su regulación como recursos forestal y especie en vía de extinción dificulta su...

El prototipo se adecuó para medir nutrientes en plantas de plátano. Fotos: cortesía Darío Castañeda.

Ciencia & Tecnología

septiembre 19 de 2017

Adaptan espectrómetro para medir nutrientes en plantas

Con una aplicación adaptada al espectrómetro se le toma una “foto” a la hoja o...

El proyecto de cobro por vía pública pasó a la plenaria del Concejo de Bogotá. Fotos: IEU.

Educación

septiembre 19 de 2017

Cobrar parqueo en vía pública mejoraría movilidad en Bogotá

Esta medida, que hace trámite en el Concejo Distrital, ordenaría los espacios...

El Centro de Pensamiento y Seguimiento al Diálogo de Paz fue uno de los organizadores de los nueve Foros de Participación Ciudadana realizados por solicitud de la Mesa de Conversaciones de La Habana. Foto: Archivo Unimedios.

Política & Sociedad

septiembre 19 de 2017

Aportes a la construcción de paz en Colombia

Desde los años sesenta del siglo XX y hasta la segunda década del siglo XXI, la...

La Orquesta Sinfónica del Conservatorio de la U.N. abrió los festejos del Sesquicentenario.

Educación

septiembre 18 de 2017

Sesquicentenario de la U.N. comenzó con concierto de música clásica

A ti Dios (del latín: Te Deum), compuesto por el austríaco Joseph Anton...