Escudo de la República de Colombia

Ciencia & Tecnología

Deportistas con piel de caimán

Un traje de protección diseñado con elementos inspirados en las figuras de armadillos y caimanes, es la nueva propuesta para practicar cross-country. Esta modalidad de ciclomontañismo en la actualidad no cuenta con mayores elementos de seguridad.

, 12 de abril de 2015

El estudiante de Diseño Industrial perfeccionó el traje que protege de golpes a los deportistas. foto: Gabriela Vélez

La adrenalina que produce alcanzar velocidades de hasta 60 kilómetros por hora en una bicicleta de montaña va más allá de lo que la razón le dicta a quien la conduce, pues solo se fija en superar sus propios retos.

Un rin de 26 o 29 pulgadas, frenos hidráulicos, 24 cambios y  marco de aluminio.

Estas características son algunas de las que preocupan a aficionados y expertos de este deporte extremo a la hora de comprar su bicicleta. Sin embargo, pocos se preocupan por todos los elementos de protección.

Aunque así lo hicieran, no los podrían encontrar, pues para este deporte, especialmente en la modalidad cross-country, el mercado no ofrece indumentaria dirigida a escudar la humanidad de los practicantes, por lo cual se ven obligados a utilizar equipos propios del downhill y el BMX.

Después de muchas caídas en su bicicleta, que le causaron un sinnúmero de heridas en brazos y piernas, Manuel Alejandro Rodríguez García, estudiante de Diseño Industrial de la Facultad de Artes de la UN, se propuso ampliar las opciones de protección que hoy se limitan a casco, guantes y zapatos.

Curiosamente, el paisaje que recorre cada ocho días fue el encargado de entregarle las respuestas necesarias para lograr su cometido.

Se trata de un equipo de protección corporal, único e innovador, para la práctica de este deporte. El proyecto, creado desde la biomímesis (forma en que los humanos imitan la naturaleza para beneficiarse de ella), hoy se materializa con el diseño de un traje inspirado en la estructura de la piel del caimán, la tortuga, el armadillo y algunos peces.

Con la guía del profesor Gabriel García Acosta, del programa de Diseño Industrial, el estudiante se sumergió en el paisaje, con la idea de encontrar respuestas para el diseño que buscaba.

Según Melina Ángel, egresada del Departamento de Biología de la Facultad de Ciencias de la UN, la biomímesis se trabaja desde tres ángulos.

Inicialmente, a partir de la emulación de la naturaleza, es decir, imitando las adaptaciones de los organismos para generar innovación en productos, procesos y sistemas que beneficien el contexto planetario y la eficiencia energética.

En segundo lugar, se aborda a nivel ético, más allá de la sostenibilidad. Así, se regenera la tierra y se crean condiciones de abundancia, por medio de los principios de vida. Estos se representan en la eficiencia en el uso de los recursos, la evolución para sobrevivir y otros aspectos que cumplen todos los organismos y que se disponen de manera que cualquier profesional (ingeniero, diseñador, planificador urbano, entre otros) los pueda entender y aprovechar.

Por último, se tiene en cuenta la reconexión, es decir, cómo los seres humanos se reconocen como naturaleza, de manera individual y en ambientes organizacionales de equipos comunitarios, que pueden actuar con las reglas del ambiente y los flujos de información que este ofrece.

Una de las aplicaciones de esta práctica es la construcción de superficies resistentes a bacterias para salas de cirugías, a partir de la imitación de la piel del tiburón y de la estructura y forma de sus escamas, las cuales no permiten que al animal se le adhieran los balanos, organismos que se pegan a la piel para obtener alimentos.

Respuestas de la naturaleza

Tras dos años de estudio y apoyado por el Departamento de Biología de la UN, a través de una investigación de estrategias de protección de la naturaleza, Manuel Rodríguez encontró en el caimán, la tortuga y el armadillo, la respuesta a su interrogante.

Las formas que la naturaleza les ha brindado a estos animales en sus pieles y caparazones, para su defensa y para enfrentar ambientes inhóspitos, lo inspiraron.

El estudiante se fijó especialmente en los osteodermos del lomo del caimán, placas óseas que refuerzan las escamas, brindan calor y protección al animal. También tuvo en cuenta unas pequeñas crestas que distribuyen las fuerzas hacia los lados para reducir la fuerza del impacto.

Adicionalmente retomó las costuras en zigzag de las placas separadas del caparazón de las tortugas, el material fibroso de los armadillos y las escamas con punto de fijación flexible, que funcionan de manera similar al material utilizado para chalecos antibalas.

Este fue el hallazgo principal para el diseño del traje que se perfila como una de las grandes ideas de protección para este deporte.

“Estas respuestas me mostraron el camino. Lo siguiente fue realizar un paralelo con los requerimientos y determinantes que se definen desde el diseño industrial”, asegura el investigador.

La necesidad de un equipo liviano, delgado, que permita la cadena cinética del pedaleo del ciclista, resistente a los golpes y con buena ventilación para mantener el rendimiento del deportista marcó el modelo del traje.

A través de impresiones 3D, con filamentos flexibles de ácido poliláctico (plástico biodegradable procedente de alimentos como el maíz), se generaron modelos de confección. Para lograrlo, se tuvo como referencia el hexágono, una de las formas más utilizadas por la naturaleza y la figura geométrica más eficiente para distribuir las fuerzas equitativamente.

Lesiones cutáneas

La otra parte del proyecto se realizó a través de consultas bibliográficas, con miras a determinar la incidencia, el tipo y la frecuencia de lesiones en el ciclomontañismo a nivel competitivo.

Caídas sobre manubrios, hacia atrás, colisiones contra otros ciclistas, golpes contra elementos de la pista y de la bicicleta son las formas de accidentes que se presentan en este deporte.

Dentro de la revisión de artículos sobre maratones realizadas en Estados Unidos y literatura médica sobre lesiones sufridas, se encontró que el 75 % de estas son de tipo cutáneo, el 10 % son articulares; el 6 %, fracturas; el 5 %, lesiones musculares; el 3 %, contusiones; y el 1 %, lesiones dentales. En cuanto a la incidencia, los golpes se concentran en miembros superiores e inferiores.

Gracias a esta información, al tipo de lesiones y a sus localizaciones, se pudo definir la estrategia natural a aplicar. Así, se logró un traje que utiliza las formas de los osteodermos como las más adecuadas para mitigar los impactos que pueden lesionar los codos, antebrazos y la parte lateral de la pantorrilla.

Con respecto a las posibles lesiones cutáneas en las extremidades inferiores, el traje incorporó la respuesta natural de los escamados. Bajo este estilo, se logra una estratificación del material de manera tal que según su profundidad va cambiando la disposición de las escamas y el entramado hexagonal que las conecta.

Esta innovación, pionera en el país, se encuentra en proceso de patente y tiene potencial para la protección corporal en deportes análogos como patinaje, BMX y otras categorías del ciclomontañismo.

(Por: Víctor Manuel Holguín, Unimedios Bogotá
)
N.° 0

Otras noticias

Educación

febrero 23 de 2018

Un siglo desde la pandemia más terrible

La Primera Guerra Mundial, también conocida como la Gran Guerra, ocasionó uno...

El año con mayor número de personas afectadas con minas antipersona ha sido 2006, con 1.232 registradas.

Política & Sociedad

febrero 23 de 2018

Efecto de minas antipersonas se redujo en un 93 %

En Colombia 2006 fue el año en el que se presentó el mayor número de víctimas...

La apertura de la Maestría en Gobierno Urbano fue aprobada por el Consejo de Sede de la U.N.

Educación

febrero 23 de 2018

Aprobada apertura de la Maestría en Gobierno Urbano

Este programa de posgrado será administrado por la Facultad de Ciencias...

Gracias a su versatilidad, el mecanismo también podría ser útil para desactivar elementos explosivos en forma remota.

Ciencia & Tecnología

febrero 23 de 2018

Robot didáctico entrena a estudiantes en su uso industrial

A partir de la tecnología Robotic Operating System (ROS), estudiantes de la...

La cochinilla, o perla de tierra colombiana, se alimenta de las raíces de las plantas de mora. Fotos: cortesía Elizabeth Meneses Ortiz.

Desarrollo Rural

febrero 23 de 2018

Con espectroscopia detectan insectos en suelos cultivados

Mediante el método de espectroscopia infrarroja se evidenció la presencia de...

Pescadores artesanales participan en el concurso de caza del pez león.

Medioambiente

febrero 23 de 2018

Concurso de pesca promueve control del pez león

La competencia, que convoca a buzos y pescadores artesanales, busca controlar...

Estudiantes de diversos colegios de Bogotá recorrieron los stands que instaló la U.N., para informar sobre los programas de pregrado disponibles.

Educación

febrero 23 de 2018

FOTOGALERÍA: Carreras para todos los gustos

Alumnos de los grados 10 y 11 de diferentes colegios de Bogotá llegaron a la...

<em>Selección natural</em> es la propuesta de los egresados de la U.N.

Artes & Culturas

febrero 23 de 2018

Egresados de la U.N. compiten con serie web en los Premios India Catalina

Selección natural es la propuesta de los egresados de la Universidad Nacional...

Componentes del sistema de alerta temprana por inundación.

Medioambiente

febrero 23 de 2018

Manizales tendrá sistema de alerta temprana por inundaciones

El Sistema de Alerta Temprana (SAT) por inundaciones servirá para que los...

Las tecnologías permitirían tomar mejores decisiones para alcanzar la sostenibilidad.

Ciudad & Territorio

febrero 22 de 2018

Ciudades inteligentes deben ser incluyentes

Las ciudades pueden usar herramientas como internet de las cosas, big data y...