Escudo de la República de Colombia

Economía & Organizaciones

Cultivos en familia, apuesta productiva para desplazados

Un modelo productivo, basado en el cultivo urbano de hongos comestibles, se perfila como una alternativa económica sostenible para familias víctimas del desplazamiento forzado en Colombia.

Bogotá D. C., 02 de marzo de 2016Agencia de Noticias UN-

El espíritu de las viviendas de sustento es desarrollar comunidades productivas.

El modelo propuesto por el biólogo crea una sinergia social, que desvanece el egoísmo.

Según la conformación del tejido de esa red productiva, pueden cambiar los porcentajes de ganancia dentro del proceso productivo.

El proceso incluye una capacitación a las familias para que sepan cómo y cuándo cosechar, empacar y registrar.

La fungicultura, también conocida como micocultura, es el arte de cultivar setas u otros hongos comestibles en un medio controlado.

Se trata del trabajo de grado de la Maestría en Hábitat del microbiólogo Nelson René Cervantes, denominado Las viviendas de sustento. Este aborda un modelo sistémico de fungicultura urbana para la “reinclusión social de las víctimas del desplazamiento forzado, mediante la superación de su vulnerabilidad". El proyecto podría ser el punto de partida para el desarrollo de comunidades productivas que han padecido el fenómeno. Solo en Bogotá, las víctimas conforman una población que supera las 300.000 personas. 

En esencia, la constitución de las viviendas de sustento es un modelo de emprendimiento, en el cual las familias desplazadas son instruidas en el acondicionamiento de sus viviendas para fungicultura con capacidad productiva. Instruir a las familias desplazadas en agricultura urbana, y en cómo empacar y registrar, es uno de los componentes del modelo propuesto por el microbiólogo Nelson Cervantes.

En términos generales, la fungicultura, también conocida como micocultura, es el arte de cultivar setas u otros hongos comestibles en un medio controlado; en este caso, las propias viviendas de estas familias. 

El modelo no ha sido implementado aún, pero en los últimos años se han ejecutado pruebas de diversos niveles, en regiones como Palmira, Cali, Miranda (Cauca), Villavicencio (Meta), Florencia (Caquetá), Pacho (Cundinamarca) y la capital del país. 

Más allá de lo económico, las viviendas de sustento tienen como espíritu crear una sinergia social. De hecho, uno de sus componentes es que las familias pueden replicar su modelo productivo con otras, e incluso crear redes de abastecimiento de los productos que se sustraen de las setas cultivadas en el hogar. 

Las familias adquieren bolsas de setas de 3 kilos, que son sometidas a cultivo en determinadas condiciones de humedad. Siete días después, estas han generado una cosecha que puede empezar a comercializarse. 

Dado que estas viviendas de sustento no se insertan dentro de una lógica asistencialista, las familias compran las bolsas, pero pueden obtener una utilidad hasta del 30 % de cada inversión que realicen. 

Por ejemplo, una madre cabeza de familia puede adquirir 390 bolsas del hongo, que le dan una utilidad neta de más de un salario mínimo, sin tener que abandonar su casa, pues los hongos salen solos, una y otra vez, después de haber sido cosechados. Una vez cumplida esa etapa, su trabajo consiste en cortarlos oportunamente y empacarlos. Esta madre puede, inclusive, saber si un hongo está creciendo normalmente, debido a que cuenta con una cartilla pedagógica que le indica bajo qué circunstancias debe llamar al técnico para una solución. 

El cuarto, que es exclusivo para el cultivo, contiene un equipo que mantiene una aireación y humedad ambiental ideal para el mismo. Este se regula automáticamente, sin que el propietario de la vivienda deba intervenir. Dicho equipo se le suministra cuando adquiere las bolsas con los hongos colonizados. 

El proyecto de viviendas de sustento cumple con cuatro objetivos, derivados de múltiples cuestionamientos a la estrategia empresarial: productivos, organizacionales, de calidad de vida y responsabilidad ambiental. 

Una primera problemática productiva fue cómo desarrollar un medio de vida sostenible para familias desplazadas que se encuentran en condición de vulnerabilidad. La solución que se planteó fue desarrollar cultivos de hongos comestibles en el interior de las viviendas de las familias, y allí adecuar un cuarto aclimatado para que el hongo se cultive con la menor intervención humana posible. 

Nelson Cervantes tomó las teorías de expertos alrededor de temas como la acción comunal, las empresas sociales y el apoyo mutuo para desarrollar el componente organizacional. Esto se tradujo en la capacidad de las familias para resolver sus propios problemas y propiciar condiciones para una reinclusión a partir de actos colectivos y no individuales (en este caso de producción). 

La calidad de vida se subsana a partir de la creación de comunidades autosostenibles, más para superar la vulnerabilidad que para mejorar el nivel adquisitivo. 

Por último, las viviendas cumplen el objetivo de responsabilidad ambiental, toda vez que las familias se apropian de recursos locales subutilizados o de desechos agroindustriales. Desperdicios como cáscara de cacao, bagazo de caña, pulpa de café, hoja de plátano seca, tamo, zuro del maíz, entre otros, se usan para producir un alimento funcional y de gran demanda en el mercado.

(Por: Fin/HEVC/MLA/JAAH
)
N.° 243

Otras noticias

Este domingo 20 de octubre espere la edición 222 de <em>UN Periódico</em>, el cual trae un especial sobre la Amazonia.

Educación

octubre 19 de 2019

“Amazonia, los conflictos por la tierra, el agua y la naturaleza”, especial de UN Periódico para leer este domingo

La falta de una legislación más estricta por parte de los Gobiernos de la...

Los egresados fueron destacados por su labor social, profesional, investigativa y sus aportes a la sociedad. Fotos: Nicolás Bojacá – Unimedios

Educación

octubre 18 de 2019

Siete egresados ilustres condecorados por la UNAL

Alex Enrique Bustillo, Ariel Ávila Martínez, Santiago José Mendoza, Jorge...

Niños de la comunidad indigena Uitoto hacen una danza tradicional para inaugurar el 10º Congreso Mundial para el Talento de la Niñez.  Fotos: Luis Palacios - Unimedios.

Educación

octubre 18 de 2019

Cultivar el talento de la niñez para la tolerancia, la verdad y la paz

“Lo importe no es solo enseñarle algo a un niño, sino moldear su espíritu para...

La torta de sacha inchi tiene proteínas, fibra y grasas buenas como omega 3, 6 y 9.

Ciencia & Tecnología

octubre 18 de 2019

Sacha inchi, proteína para bebida funcional de mango y piña

La torta de sacha inchi, también conocida como “expeller”, es un subproducto...

Artes & Culturas

octubre 18 de 2019

UNAL llega con más de 250 títulos a la Feria Internacional del Libro de Cali

Para esta edición de la FIL Cali 2019, la Universidad Nacional de Colombia...

En Colombia, el sector cárnico representó el 1.4% del Producto Interno Bruto (PIB) en 2017. Foto: Liceth Johanna Rodríguez.

Economía & Organizaciones

octubre 18 de 2019

Planta de desposte mejoraría comercialización de carne en el Valle

El diseño de esta planta de desposte bovino y porcino, que cumple con las...

El tinamú negro <em>Tinamus osgoodi</em> es un ave críptica, generalmente rara y muy poco conocida. Fotos: @naturamazonas, Conservación Internacional Colombia

Medioambiente

octubre 18 de 2019

Tinamú negro, un ave en peligro

Los asentamientos humanos y la alta deforestación que se presenta en Colombia y...

Uber es una de las plataformas virtuales de servicios de transporte.

Economía & Organizaciones

octubre 18 de 2019

Plataformas digitales: ¿trabajo independiente o subordinado?

Detrás de las ventajas que se les ofrecen a quienes prestan servicios de...

Con el artículo 44 del Presupuestos General de la Nación 2020 las universidades deberán responder con su presupuesto a fallos en su contra. Fotos: archivo Unimedios.

Economía & Organizaciones

octubre 17 de 2019

Universidades regionales serían las más afectadas con artículo aprobado sobre presupuesto

En los casos de universidades departamentales y municipales, como la del Valle,...

La “jaula” tiene 6 m de largo por 5 m de ancho y 3,5 m de altura, y está 5 m bajo tierra. Fotos: Julio César García Álvarez, profesor de Ingeniería Eléctrica y Computación. UNAL Sede Manizales.

Ciencia & Tecnología

octubre 17 de 2019

UNAL Sede Manizales diseña cámara anecoica

Antes de salir al mercado, celulares, computadores, antenas, equipos médicos,...