Escudo de la República de Colombia

Ciudad & Territorio

Cuando Bogotá se le medía a inundaciones y sequías

Antes de que llegara la industrialización, la comunidad de la Sabana de Bogotá se distinguía por su carácter anfibio, es decir por saber convivir con tierras inundables, las cuales sufrían especialmente en las temporadas de sequía.

Bogotá D. C., 21 de junio de 2017Agencia de Noticias UN-

La historiadora recurrió a diferentes fuentes documentales. Foto Cortesía autora

Hacia mediados del siglo XIX se genera un cambio en el modelo económico.

Actualmente las inundaciones siguen siendo un problema grave para los agricultores.

Desde el siglo XIX se comenzaron a traer diferentes variedades de ganado.

Mapa de la región estudiada por la historiadora Mora. Foto Cortesía autora

Según la investigación de Katherinne Giselle Mora Pacheco, doctora en Historia de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), las temporadas secas reportadas como las más críticas se dieron en las décadas de 1690, 1750, 1800 y 1820.

El problema era tan grave que incluso ocasionaba crisis en la iluminación: el ganado perdía peso, no había forma de sacar cebo y no era posible elaborar velas. Las sequías obligaban a la población, sobre todo a la menos favorecida, a comer carne de animales enfermos de tuberculosis, o trigo con hongos.

A partir de diversas fuentes como el Archivo General de la Nación, el Archivo Parroquial de Funza, diarios de viaje, novelas y pinturas costumbristas, prensa, textos científicos de la Expedición Botánica y la Comisión Corográfica, entre otras, la investigadora Mora hizo el primer trabajo de historia ambiental para determinar cuáles eran las estrategias adoptadas por los ganaderos y agricultores para enfrentar los efectos negativos de las variaciones climáticas, en especial las sequías.

De esta manera, descubrió que durante el periodo de estudio (1690-1870) en la cuenca media del río Bogotá (entre los territorios actuales de Cota y Soacha, pasando por la capital), se elaboraron respuestas adaptativas de largo plazo, algo que explica el hecho de que casi no hay registros de hambrunas ni de pérdidas notables de vidas humanas por exceso o falta de agua.

La población se adaptaba a las condiciones del ecosistema y se resaltaba la vocación ganadera, ante todo en las tierras inundables. Existían calendarios agrícolas en concordancia con las dos épocas de lluvias, por ejemplo la de septiembre-noviembre, y se implementaron sistemas de almacenamiento de granos y papas, los cuales eran privados, no públicos como los de México.

En aquella época se extendió la producción de carne seca, una estrategia de conservación que consistía en sacarla al aire, embadurnada con sal, lo cual también se aplicaba con los pescados. Así mismo se difundió la producción de quesos y mantequillas.

Por otro lado se organizaron las rogativas, procesiones y ofrendas a santos, algo que benefició directamente al sector artesanal y a la Iglesia.

Del mismo modo, desde la capital se obligaba a otras provincias a realizar abastos materiales. Neiva, por ejemplo, mandaba ganado; Villa de Leyva, trigo. De esta manera se evitaron al máximo las hambrunas, fenómeno que sí azotó a otras regiones del país como La Guajira y Tunja.

La población conocía bien el territorio y sacó el máximo provecho a la gran variedad de niveles térmicos, desde las tierras bajas hasta el páramo.

También se adaptó fácilmente a los pantanos y a las tierras inundables, por lo que casi no hay reportes ni alertas contra las inundaciones, a las que incluso les dedicaban poemas en ocasiones.

Los campesinos construían zanjas, estrategia que, no obstante, a veces provocaba problemas entre vecinos, pues el agua de una finca se drenaba a otra.

Nuevo escenario

Todas estas tendencias cambiaron significativamente hacia mediados del siglo XIX. La llegada de ciudadanos europeos y de colombianos que habían visitado otros lugares del mundo confluyó con los inicios de la industrialización, promoviendo, poco a poco, un cambio en el modelo económico.

La tradición ganadera perdió protagonismo y se crearon estrategias con el fin de drenar los terrenos, adaptándolos para la agricultura y la construcción de caminos. Por tal motivo, se importaron equipos industriales como bombas de agua.

Esta respuesta buscó generar mejores condiciones sanitarias y nuevas conexiones hacia la capital, pero las inundaciones comenzaron a perjudicar en mayor medida los cultivos.

“Vemos que en ese entonces las actividades económicas se adaptaban al ecosistema. Ahora pasa todo lo contrario. En ese sentido, estos estudios nos muestran qué estrategias se aplicaron en situaciones reales”, concluye la historiadora Mora.

(Por: fin/JFMM/MLA/LOF
)
N.° 987

Otras noticias

Prototipo de detección de hundimiento en construcción. Fotos: Carlos Eduardo Rojas, estudiante de la Maestría en Ingeniería Eléctrica de la Universidad Nacional de Colombia Sede Manizales.

Ciencia & Tecnología

septiembre 17 de 2019

Detector reduciría el 90 % de las fallas por bajas de tensión eléctrica

Un prototipo que detecta fácilmente las características de los bajones de...

Prototipo de contenedor inteligente que identificará los residuos con tecnología RIFD. Fotos: Jorge Ordóñez, administrador de Sistemas Informáticos - UNAL Sede Manizales.

Medioambiente

septiembre 16 de 2019

Contenedor inteligente mejoraría separación de residuos

Un contenedor inteligente que identifica los residuos que los usuarios botan a...

A partir del almidón de papa nativa de Nariño se desarrollaron productos de panificación. Fotos: Diana Melissa Chaves.

Ciencia & Tecnología

septiembre 16 de 2019

Galletas y pasteles a partir de almidón de papa nativa

La evaluación de la aptitud agroindustrial del almidón de papa nativa de Nariño...

La música y el baile sirvieron para el calentamiento físico previo a la carrera.

Educación

septiembre 16 de 2019

FOTOGALERIA: Corredores por la ciencia se lucieron en la UNAL

La carrera atlética universitaria “Corre por la Ciencia 2019”, organizada por...

Sistema de producción de energía híbrido alcanza hasta 12 V y 350 mV por hogar. Fotos: Sergio Andre de la Pava, estudiante de Ingeniería Eléctrica - UNAL Sede Manizales

Ciencia & Tecnología

septiembre 16 de 2019

Energía limpia y sostenible a partir de sistema híbrido

Con este sistema que combina la energía eólica con un campo magnético para...

En Colombia la fibra vegetal de la palma de chambira es materia prima para la elaboración de artesanías.  Fotos: Rubí Yaneth Acuña.

Medioambiente

septiembre 16 de 2019

Palma de cumare se aprovecharía de manera sustentable

Una estrategia socioeconómica y cultural contempla redes de intercambio entre...

Algunos edificios de la UNAL Sede Bogotá fueron habilitados para recibir a los jóvenes que presentaron las pruebas de ingreso. Fotos: Luis Palacios – Unimedios.

Educación

septiembre 15 de 2019

61.902 aspirantes presentaron prueba de admisión a la UNAL

Esta es la cifra de estudiantes que buscan un cupo para cursar los programas de...

Educación

septiembre 14 de 2019

Investigación e innovación: claves en la preservación de la Amazonia

Durante las últimas semanas han dado la vuelta al mundo las impactantes...

La Costa Pacífica de Colombia es uno de los lugares más lluviosos del planeta. Foto: archivo Unimedios. Fotos: cortesía Germán Poveda

Medioambiente

septiembre 13 de 2019

Chorro del Chocó, esencial para el pronóstico del clima

El estudio de esta corriente de vientos mejoró el diagnóstico, la modelación y...

La UNAL y la Embajada de Finlandia en Colombia analizan posibles convenios de cooperación. Fotos: Luis Palacios - Unimedios.

Educación

septiembre 13 de 2019

UNAL y Embajada de Finlandia en Colombia analizan posibles convenios de cooperación

A la reunión en la que participó Jarmo Kuuttila, embajador de Finlandia en...