Consenso por la paz debe ampliarse - UNIMEDIOS: Universidad Nacional de Colombia
Escudo de la República de Colombia

Análisis

Consenso por la paz debe ampliarse

La paz tiene un claro contenido político, pero el proceso debe sobreponerse a los desafíos que plantea la coyuntura electoral. Por eso, solo queda asegurar un mandato mayoritario de paz.

Bogotá D. C., 02 de enero de 2014Agencia de Noticias UN-

Si se quieren dejar atrás cincuenta años de guerra, solo queda una alternativa: asegurar un mandato mayoritario de paz.

Se crearon espacios de participación de la sociedad, a nivel de los foros nacionales, encargados a la Universidad Nacional de Colombia y a la Organización de las Naciones Unidas.

Se incluyen los temas de participación política, política antidrogas y derechos de las víctimas.

Una especie de coalición social y política heterogénea se ha manifestado en los diferentes foros y espacios de participación.

El escenario de un diálogo de paz exitoso podría desencadenar reformas rurales orientadas a democratizar y modernizar la estructura agraria.

El proceso genera una gran simpatía entre gobiernos, organizaciones sociales y organismos multilaterales internacionales.

A más de un año de instalada la mesa de diálogo entre el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos y la guerrilla de las Farc, en La Habana (Cuba), el proceso de paz está sometido a un implacable escrutinio, animado por la proximidad de las elecciones del 2014. 

En ese contexto, se corre el riesgo de confundir la evaluación de los resultados con las urgencias electorales de partidarios y opositores. Por esto, es importante hacer un balance que no desconozca los avances y las posibilidades para llegar a una paz definitiva. 

El primer resultado del proceso es la instalación misma de la Mesa, después de ocho años de una política obsesionada con la derrota militar de las guerrillas. El proceso ha logrado desafiar al llamado “estado de opinión”, adverso a las opciones de solución negociada, y ha planteado la necesidad de reconocer el conflicto armado interno y reencauzar el país. 

La metodología de aproximación, basada en la confidencialidad, permitió desarrollar un primer paquete de acuerdos, a saber: una agenda común, un modelo de diálogo en el exterior y de acompañamiento internacional y un principio de negociación en medio del conflicto. 

Luego, las partes conformaron sus delegaciones y buscaron el más amplio respaldo en cada uno de sus ámbitos de influencia. También crearon espacios de participación de la sociedad, a nivel de los foros nacionales, encargados a la Universidad Nacional de Colombia y las Naciones Unidas,  y a través de otros mecanismos, como las mesas regionales o los medios electrónicos. 

Clamar la apuesta por una solución política ha despertado el respaldo mayoritario de la sociedad y de la comunidad internacional. El proceso genera una gran simpatía entre gobiernos, organizaciones sociales y organismos multilaterales internacionales. 

Dentro del país, el proceso cuenta con la venia de una especie de coalición social y política heterogénea, que se ha manifestado tanto en la marcha por la paz del 9 de abril como en los diferentes foros y espacios de participación. 

Allí han concurrido los partidos de la Unidad Nacional, la mayor parte del sector empresarial, los partidos y movimientos de izquierda y los movimientos sociales en general. Este respaldo cerrado al diálogo de paz se da pese a las profundas diferencias que tienen los sectores populares con el Gobierno en temas relacionados con el modelo económico. 

Las encuestas de opinión también dejan ver un respaldo mayoritario, mezclado con una dosis no despreciable de escepticismo y desconfianza.

Como era previsible, la única fuente de oposición abierta es la del expresidente Álvaro Uribe, quien apuesta su suerte política a la hipótesis de la derrota militar de las guerrillas y a captar electoralmente un eventual desenlace negativo, tal como ocurrió en el 2002. 

Esto se combina con el temor de latifundistas y sectores de la política tradicional a perder sus actuales privilegios en el escenario de un diálogo de paz exitoso, que desencadene reformas rurales orientadas a democratizar y modernizar la estructura agraria. 

Otro ámbito importante tiene que ver con los contenidos y la gestión exitosa de la agenda pactada, la actual es mucho más acotada y realista que las de Tlaxcala o San Vicente del Caguán. Las Farc reconocen, por primera vez, que la finalidad del diálogo es la terminación definitiva del conflicto y el Gobierno acepta discutir con la insurgencia la política de desarrollo agrario integral. 

Además, se incluyen los temas de participación política, política antidrogas y derechos de las víctimas. Finalmente, se acuerda la refrendación popular de los acuerdos, con lo cual se desvanece el argumento de la oposición que afirma que en La Habana se está negociando todo a espaldas de la sociedad. 

Retos por superar 

El proceso registra importantes problemas y controversias. Uno de ellos es la continuidad de las hostilidades y las consecuencias humanitarias que ello implica. El Gobierno descarta fórmulas de cese del fuego, porque no quiere renunciar a la presión militar sobre la insurgencia, argumentando que ello le traería ventajas estratégicas. 

Por su parte, la insurgencia ha planteado el cese bilateral e incluso ha decidido periodos de tregua unilateral. La sociedad civil ha señalado la necesidad de buscar fórmulas humanitarias y frenar los altos índices de desplazamiento forzado en regiones como el corredor Pacífico. 

Otra fuente de polémica es el debate sobre los límites de la agenda pactada. Mientras la insurgencia plantea reabrir temas como el cese del fuego e incluir la minería dentro del enfoque territorial, el Gobierno mantiene una postura de no negociación del modelo económico y político, cuando la agenda incluye el desarrollo agrario y la participación política. 

Un punto de desacuerdo adicional son las actuaciones que se consideran unilaterales en temas de la agenda que aún no han sido examinadas. La insurgencia ha mostrado reservas sobre las iniciativas gubernamentales del Marco Jurídico para la Paz y el Referendo Constitucional. 

Igualmente, genera polémica el tema que tiene que ver con el ritmo de las negociaciones y su desencuentro con los tiempos del proceso político y electoral de este 2014. El Gobierno critica a la guerrilla por no avanzar en acuerdos en el corto plazo y la insurgencia considera que ese afán se explica por la necesidad de apalancar la reelección. 

En la coyuntura, el asunto radica en que las elecciones tienden a convertirse en una especie de plebiscito prematuro sobre el proceso de paz y sus resultados pueden afectar la voluntad política en que se sustenta. El Congreso elegido durante este año será el cuerpo que decida sobre la convocatoria del Referendo Constitucional o la Asamblea Constituyente y sobre el marco de derechos de las víctimas, entre otros temas. 

Lea el artículo completo en UN Periódico n.º 172 http://www.unperiodico.unal.edu.co/dper/article/momento-para ampliar-el-consenso-por-la-paz.html.

(Por: Fin/Marco Romero/GAC/sup
)
N.° 908

Otras noticias

Educación

septiembre 26 de 2020

Buenas noticias en tiempos de pandemia

En estos momentos difíciles del país, azotado una vez más por una oleada de...

La geografía abarca los aspectos humanos y físicos que caracterizan un territorio. Fotos: Unimedios.

Educación

septiembre 25 de 2020

Geógrafas rescatan historias no contadas

Tanto las problemáticas de territorios olvidados por el Estado como la academia...

El libro Los superhéroes, la verdadera historia de los superhéroes tres en uno, está disponible en Editorial UN. Foto: Foto: Editorial UN.

Artes & Culturas

septiembre 25 de 2020

Superhéroes, de la fama al olvido

Logran superar obstáculos y realizar un trabajo que parece honrado, pero cuando...

La técnica permite obtener una estructura del cerebro similar a la lograda durante la resonancia magnética. Fotos: Jorge Iván Padilla Buriticá, magíster en Automatización - UNAL Sede Manizales.

Salud

septiembre 25 de 2020

Epilepsia se diagnosticaría con técnica no invasiva

Esta nuevo procedimiento ubica el punto epiléptico focalizado –área del cerebro...

De los 14 miembros del Comité Científico de Cambio Climático en Antioquia, 7 son profesores o egresados de la UNAL Sede Medellín. Fotos: archivos particulares.

Medioambiente

septiembre 25 de 2020

UNAL, en Comité Científico de Cambio Climático en Antioquia

Por su experiencia, 7 de los 14 integrantes del Comité Científico de Cambio...

Interior del Museo del Banco de la República, obra insignia del maestro Enrique Triana. Foto: Roger Ruiz.

Artes & Culturas

septiembre 25 de 2020

Enrique Triana deja un legado arquitectónico que sigue vigente

La partida física del gran maestro de la arquitectura es la oportunidad para...

Como temas prioritarios del país, desde el Estado se debe abordar lo referente a bioeconomía, desigualdad, medioambiente y paz. Fotos: archivo Unimedios.

Política & Sociedad

septiembre 25 de 2020

Conectividad y biodesarrollo en la agenda de Convergencia Colombia

Uso adecuado de la biodiversidad y las tecnologías, construcción colectiva de...

El vehículo posee un controlador que les indica a las ruedas el camino indicado. Fotos: Mauricio Jaramillo - UNAL Sede Manizales.

Ciencia & Tecnología

septiembre 25 de 2020

Robot guiaría rescates en estructuras colapsadas

Este prototipo, que se podrá mover en estructuras que han colapsado por...

Con la Revista se busca crear un puente entre la academia y las discusiones políticas y legislativas más importantes del país. Foto: Unimedios. Fotos: Unimedios.

Política & Sociedad

septiembre 24 de 2020

Revista Legislación & Prospectiva: la mirada de la UNAL en el Congreso

Esta nueva publicación busca vincular la academia con el Estado y además...

El estudio presenta los principales factores psicosociales, biológicos y estructurales que influyen en la morbilidad materna extrema. Fotos: archivo Unimedios.

Salud

septiembre 24 de 2020

COVID-19 llevaría a UCI a mujeres embarazadas

Las mujeres gestantes tienen mayor probabilidad de ser hospitalizadas y de...