Escudo de la República de Colombia

Ciencia & Tecnología

Arepa y yogur funcionales contra la desnutrición

La identificación de los productos de consumo masivo, especialmente aquellos que tienen una aceptación generalizada en todos los estratos sociales, es el punto de partida para que sean alimentos nutritivos.

Bogotá D. C., 27 de abril de 2016Agencia de Noticias UN-

El valor calórico de los alimentos debe estar cubierto por lo menos el 15 % de proteína.

La Cámara de Comercio de Bogotá, a través del área de fortalecimiento empresarial, apoya proyectos del Corredor Tecnológico.

Estas proteínas deben ser de alto valor biológico, es decir buscar alternativas de combinaciones entre mezclas de perfil vegetal y animal.

El mercado de alimentos funcionales en los Estados Unidos mueve al año cerca de 200 billones de dólares.

El vínculo universidad-empresa es clave para crear redes de investigación que identifiquen ingredientes con usos funcionales, explica el profesor Luis Gutiérrez.

Según esta concepción, productos como la arepa o de origen lácteo como el yogur deben estar dentro de ese surtido de alimentos para otorgar mejores propiedades y contrarrestar la desnutrición.

Así trascendió durante un encuentro de empresarios e investigadores de la Universidad Nacional, dentro del proyecto Corredor Tecnológico Agroindustrial, que plante la generación de alimentos funcionales para beneficio de niños y madres gestantes.

En este sentido, los más de 4.000 niños y niñas colombianos fallecidos en los últimos ocho años en Colombia a causa de enfermedades asociadas a desnutrición, que en el país alcanza el 12 %, da pie para crear medidas que vayan más allá de los programas de alimentación asistida.

Solo en el caso de las madres gestantes en condiciones de vulnerabilidad, se han detectado deficiencias en hierro, ácido fólico y zinc, explica la nutricionista y dietista Elpidia Poveda, docente en fisiología nutricional de la Universidad Nacional de Colombia.

En términos generales, los alimentos funcionales son los que, además de aportar nutrientes al consumidor, proporcionan efectos biológicos al organismo (reducir niveles de colesterol, aumentan el sistema inmune, ayuda al peristaltismo intestinal), y que suelen traducirse en bienestar psíquico por las manifestaciones físicas.

Dada su condición geográfica, Colombia debe apostarle a las adiciones vegetales en productos, que son matriz nutricional y de consumo masivo.

La cuestión es que “los vegetales cuentan con importantes contenidos de micronutrientes, con características funcionales (compuestos antioxidantes, ácidos grasos esenciales, fitosteroles), que de incorporarlos a una matriz láctea puede tener importantes beneficios”, explica Luis Felipe Gutiérrez, ingeniero químico y docente de la U.N. con estudios posgraduales en Ingeniería de Alimentos en Brasil y Canadá.

En el caso de los cárnicos, existen en Colombia básicamente dos formas de funcionalizarlos, reducirlos en sodio o en grasa, cuyas saturaciones son asociadas a mala salud y enfermedades cardiovasculares.

Para tal efecto, la apuesta tecnológica debe propender por el cambio de conservantes y antioxidantes químicos por naturales, como pueden ser los extractos a base de cáscaras de tomate de árbol amarillo.

Si se logra modificar la formulación de un producto de consumo masivo en todos los estratos sociales, como la arepa, “mediante la adición de ingredientes funcionales, podría impactar positivamente en la salud de muchos consumidores”, afirma el profesor del Instituto de Ciencia y Tecnología de Alimentos de la U.N.

Según el experto, las empresas no tienen porqué centrarse en los nichos de estrato cuatro en adelante, sino pensar en alimentos de consumo masivo para generar mejores impactos entre la población vulnerable.

Una tendencia creciente en otras latitudes es hacer mezclas de jugos de frutas con hortalizas. Sin embargo, para que estas bebidas puedan llegar a los menos favorecidos debe crearse una plataforma tecnológica que permita una ultrapasteurización (tecnología UHT) y conservación sin necesidad de refrigeración.

El mercado funcional más grande del mundo es el japonés. Este país, que desde 1990 y hasta finales de la década pasada produjo cerca de 5.500 alimentos funcionales, dispara la región asiática con un 42 %; seguido por el mercado europeo, 30 % y, en tercer lugar, Estados Unidos y Canadá, con un 15 %. En América Latina, el porcentaje de participación de este mercado llega solo al 9 %.

(Por: Fin/HEVC/MLA/APBL
)
N.° 607

Otras noticias

Andrea Niño es la primera colombiana en formar parte como cantante solista de la prestigiosa Academia del Teatro alla Scala. Foto: Revista Opera Actual

Artes & Culturas

junio 11 de 2021

Egresada de la UNAL gana concurso internacional de canto lírico

La mezzosoprano colombiana Andrea Niño, egresada del Conservatorio de Música de...

La Supersolidaria establece las directrices para la prevención del lavado de activos del sector solidario o cooperativo. Fotos: Unimedios

Ciencia & Tecnología

junio 11 de 2021

Herramienta ayudaría a prevenir riesgo de transacciones inusuales

Un nuevo software les permite a las pequeñas empresas del sector solidario del...

La alta contaminación sería aportada especialmente por las comunidades ubicadas en los márgenes y laderas de los dos ríos. Fotos: Soendra Cardona.

Medioambiente

junio 11 de 2021

Sangoyaco y Taruca, dos ríos que agonizan por contaminación

La alta contaminación se debería especialmente a que las comunidades ubicadas...

Participantes de la quinta sesión Diálogos Convergentes “Derechos fundamentales a la salud y sistema de salud”. Foto: Captura del evento

Política & Sociedad

junio 11 de 2021

Construir un nuevo sistema de salud implica un cambio profundo

“Colombia tiene que revisar el modelo de desarrollo, de lo contrario nunca...

Las becas “Lucía Galvis” de la UNAL Sede Manizales apoyan económicamente a jóvenes de primeros y último semestre. Fotos: Unimedios

Educación

junio 11 de 2021

UNAL Sede Manizales crea becas “Lucía Galvis”

El promotor de la iniciativa es el diseñador industrial Andrés Fernando Serrano...

El pollo es la proteína más consumida en el mundo. En Colombia se calculan 35 kilos y 300 huevos por persona al año. Fotos: Unimedios.

Desarrollo Rural

junio 11 de 2021

Bacilos y orégano, mejores que los antibióticos para pollos de engorde

Reemplazar ciertos antibióticos que se usan en la industria avícola –para...

El dispositivo automatiza la pronación, una maniobra que se usa en pacientes en cuidados intensivos. Foto: Mario Giraldo

Ciencia & Tecnología

junio 10 de 2021

Co-creador de robot para pacientes UCI, Inventor 2020

Un robot que ayuda a la pronación de pacientes –ubicarlos en posición boca...

Educación

junio 10 de 2021

Comunicado No. 07 de 2021 de la Rectoría

La Universidad Nacional de Colombia, consciente de su responsabilidad como...

El frijol es la leguminosa de consumo directo más importante para el ser humano, ya que es fuente de proteínas y micronutrientes. Fotos: Sergio Cruz.

Desarrollo Rural

junio 10 de 2021

Variación genética mejoraría adaptación del frijol al calor

Con el cruzamiento del frijol común y una especie silvestre adaptada a los...

Los robledales, sistemas muy importantes para la biodiversidad colombiana, fueron altamente afectados en el pasado. Foto: Raul ARBOLEDA / AFP

Medioambiente

junio 10 de 2021

Del Amazonas a los Andes, insumos para el mapa de vegetación de Colombia

La información sobre las formaciones vegetales en la historia del territorio...