Escudo de la República de Colombia

Ciencia & Tecnología

Con la tusa de la palma de aceite se produce etanol

El raquis o tusa sobrante de la cosecha de palma de aceite es un residuo con alto potencial para la producción de etanol por su gran contenido de celulosa.

Bogotá D. C., 13 de febrero de 2018Agencia de Noticias UN-

En el país 483.000 hectáreas están sembradas de palma de aceite.

Los residuos de esta palma son conocidos como raquis.

Actualmente Colombia es el primer productor de palma de aceite en América, y el cuarto en el mundo.

El uso de biocombustibles disminuiría el efecto negativo de los combustibles fósiles.

Estos residuos agrícolas tienen un elevado contenido de celulosa y hemicelulosa.

La estudiante Natalia Romero, de Ingeniería Química de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), afirma que “el raquis es considerado lignocelulósico debido a su elevado contenido de celulosa y hemicelulosa, que son largas cadenas de azúcar que al fermentarse pueden convertirse en etanol”.

En Colombia el cultivo de la palma de aceite se encuentra en 124 municipios de 20 departamentos, con más de 483.000 hectáreas sembradas, por lo que el país tiene la capacidad de ser uno de los mayores productores de etanol celulósico, un biocombustible que resulta del procesamiento de los residuos de estos cultivos.

Por eso la estudiante Romero propone someter los residuos de la palma de aceite a un pretratamiento para romper la estructura de la lignina, que es la sustancia natural que forma parte de la pared celular de las plantas. De esta manera se liberan la celulosa y la hemicelulosa presentes en la pared celular del residuo.

En el proyecto también participaron los estudiantes de Ingeniería Química de la U.N. Sebastián García, Paula Gutiérrez, Mateo Meneses y Luisa Sánchez, quienes explican que para convertir eficientemente la biomasa lignocelulósica en azúcares es necesario someter la materia prima a procesos de hidrólisis.

Este proceso consiste en descomponer con moléculas de agua las estructuras de la celulosa y la hemicelulosa para obtener cadenas de glucosa.

El siguiente paso es la fermentación, que consiste en convertir los azúcares obtenidos en etanol mediante el uso de levaduras. Para la producción de etanol se utilizan diferentes especies de levaduras, entre las que se destacan Saccharomyces cerevisiae, Kluyveromyces fragilis, Torulaspora y Zymomonas mobilis, que son los microorganismos responsables de la fermentación.

El resultado de este proceso es etanol de segunda generación, que se diferencia del etanol de primera generación porque no tiene un insumo definido, es decir que se puede fabricar a partir de una amplia gama de biomasas. No obstante, se está evaluando si los residuos de palma de aceite son más eficientes en rendimiento y ofrecen mayor rentabilidad.

Disminución de impactos al medioambiente

Hasta ahora el uso de energías no renovables como el petróleo ha generado impactos negativos en el medioambiente, por lo que los biocombustibles serían una buena alternativa para contrarrestar estas afectaciones.

El raquis de palma es un residuo que se acumula en grandes cantidades en las plantaciones sin que se le dé mayor uso, de hecho en muchos lugares estos residuos se queman, lo que provoca una contaminación ambiental que puede ser minimizada si se lo aprovecha en alternativas como la propuesta formulada en este proyecto de estudiantes de la U.N.

“En el futuro Colombia deberá implementar los biocombustibles como principal fuente de energía limpia y renovable, y las grandes extensiones de cultivos de palma de aceite beneficiarán este proceso, ya que de allí resulta la biomasa que se requiere”, finaliza la estudiante Romero.

(Por: fin/VC/dmh/LOF
)
N.° 123

Otras noticias

Aunque muchos ministerios están realizando proyectos asociados con ciencia y tecnología, no hay manera de saber lo que unos y otros hacen.

Ciencia & Tecnología

abril 24 de 2018

En Colombia no existe un verdadero sistema de CyT: ACCEFYN

Aunque Colciencias tiene inscritos a más de 10.000 científicos, en Colombia...

Producto de la sequía, durante 2016 se perdieron en Colombia 37.707 hectáreas de maíz. Fotos: archivo particular

Desarrollo Rural

abril 24 de 2018

Genes de maíz modificados aumentan tolerancia a las sequías

Cultivos intervenidos con los genes DREB2, ZAT10 y CspB podrían mitigar las...

Ciudad & Territorio

abril 24 de 2018

Plaza de mercado de Pacho estrena mobiliario

Gracias al trabajo desarrollado por las facultades de Artes e Ingeniería de la...

Sólido amarillo característico de las isocumarinas. Foto: cortesía.

Ciencia & Tecnología

abril 24 de 2018

Diseñan molécula con potencial para herbicida

Esta nueva molécula removió la maleza Lolium temulentum del arroz Clearfield,...

Las olimpiadas del conocimiento se llevaron a cabo en el campus La Nubia de la U.N.

Educación

abril 23 de 2018

Estudiante de la U.N., finalista en Olimpiadas de Conocimiento

Diego Alejandro Londoño Patiño, estudiante de Matemáticas de la Universidad...

En Colombia no se cuenta con seguros para proteger a los cultivadores frente a los efectos de desastres naturales.

Desarrollo Rural

abril 23 de 2018

Sector agropecuario, víctima y causante de desastres naturales

Aunque la agricultura y la ganadería son víctimas de fenómenos ambientales como...

Aún permanecen 500 hombres de la fuerza pública sin recuperar su libertad.

Política & Sociedad

abril 23 de 2018

2.100 militares han recobrado su libertad por medio de la JEP

Estos soldados, quienes estaban privados de la libertad por diferentes delitos...

Cultivador de yuca en el municipio de Carmen de Bolívar (Foto: Pérez, 2016).

Desarrollo Rural

abril 23 de 2018

Bacteriosis vascular en yuca aumenta por canje de estacas

Los agricultores de la costa Caribe realizan frecuentemente intercambio de...

Un jaguar, una rana dorada, una iguana verde, un oso de anteojos y un armadillo gigante son los personajes. Fotos: Pedro Steven Cruz.

Medioambiente

abril 23 de 2018

Bioguerreros promueven protección de especies

Un jaguar se propone luchar contra la deforestación que se cierne sobre su...

El edificio que hoy acoge al Museo de la Policía Nacional es obra del arquitecto Alberto Manrique Martín.

Ciudad & Territorio

abril 23 de 2018

Patrimonio arquitectónico de Bogotá sale del olvido

Construcciones como la sede de la Policía Nacional, el desaparecido Hotel...