Escudo de la República de Colombia

Ciencia & Tecnología

Con ADN de masmelos, jóvenes aprenden a descifrar códigos genéticos

Por medio de actividades lúdicas, pequeñas investigaciones y experimentos, jóvenes de diferentes colegios públicos aprenderán a determinar el riesgo de desarrollar enfermedades según el ADN.

Bogotá D. C., 29 de junio de 2017Agencia de Noticias UN-

Yasmmyn Dannahet Salinas Rebolledo, instructora del club “Descifrando el código genético: el ADN y nuestra salud”.

Para la profesora Yuly Sánchez los clubes de ciencia permiten recuperar a estos niños, inspirarlos a ser científicos.

Diseño de “ADN comestible” para conocer cómo se forma el principal constituyente del material genético de los seres vivos.

Los estudiantes extraen el ADN de su saliva utilizando materiales caseros.

Profesora Yuly Edith Sánchez Mendoza, coinstructora del club “Descifrando el código genético: el ADN y nuestra salud”.

Así se les enseña a jóvenes estudiantes principios epidemiología genética, tema que tiene el nivel de una investigación doctoral.

Los clubes de ciencia son cursos intensivos gratuitos dirigidos a jóvenes de secundaria provenientes de colegios públicos.

Así lo explica la profesora Yuly Edith Sánchez Mendoza, docente del Departamento de Física de la Facultad de Ciencias la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), experta en biofísica computacional y coinstructora del club “Descifrando el código genético: el ADN y nuestra salud”.

El objetivo del club que se desarrolla en la U.N. Sede Bogotá es que los jóvenes aprendan conceptos básicos de genética, estadística y computación para que lleven a cabo su propio estudio de asociación genética e identifiquen las partes del código genético que determinan quién está en riesgo de desarrollar determinada enfermedad.

Según la profesora Sánchez, lo que se busca es que los niños sepan que existen enfermedades que se desarrollan dependiendo de la genética, sobre todo las que tienen un alto índice de replicación en Colombia como la obesidad, la diabetes, el asma y el cáncer de mama y médula.

Partiendo de la premisa de que la “la ciencia es divertida”, el desarrollo del club se dividió en tres partes: en la primera se diseñó un “ADN comestible” hecho con masmelos y tiras de dulce para conocer cómo se forma el ADN, cómo se transcribe y cómo se replica con el ácido ribonucleico (ARN), que es importante porque le “dice” a la molécula cómo debe formarse.

La segunda parte consiste en un experimento: los estudiantes extraen ADN de su saliva utilizando materiales caseros como jugo de piña, sal, alcohol y agua.

Por último los niños aprenderán cómo, por medio de una base de datos real de millones de personas, se puede encontrar un gen que determine diferentes enfermedades y cómo se comporta ese gen con la enfermedad, todo esto con ayuda de un computador.

Para el cierre del club los jóvenes construirán un ADN con fichas de Lego® como proyecto final y lo presentarán a los demás niños de los clubes de ciencia en Bogotá, y a sus padres. “Los niños están encantados con la U.N. y nosotros con los clubes de ciencia porque nos permiten recuperar a estos niños, inspirarlos a ser científicos” expresa la profesora Sánchez.

Es complejo buscar la manera de enseñarles a los niños de grados octavo a undécimo algo que tiene el nivel de una investigación doctoral: “les presentamos el tema a los niños de una manera didáctica sin entrar en mucho detalle pero ellos piden más; nos sorprende su capacidad de entender las cosas de una manera tan rápida” afirma.

La mexicana Yasmmyn Dannahet Salinas Rebolledo, estudiante del Doctorado en Salud Pública de la Universidad de Yale, Estados Unidos, e instructora del Club de ADN, comenta que para ella es satisfactorio ver que estos jóvenes tienen tanta inquietud por la ciencia.

Además destaca que ha sido una experiencia enriquecedora poder compartir sus conocimientos sobre epidemiología genética, que es su campo, con los jóvenes participantes.

En esta área de conocimiento no hay muchos latinoamericanos y no hay muchas mujeres “quiero inspirarlos a que incursionen en nuevos campos; que vean que sí es posible” concluye.

En las instalaciones de la U.N. Sede Bogotá, por segundo año consecutivo, en la semana del 27 de junio al 1 de julio se adelantarán cinco de clubes de ciencia sobre diferentes temáticas.

Los clubes de ciencia son cursos intensivos gratuitos dirigidos a jóvenes de secundaria provenientes de colegios públicos, quienes participan durante una semana en talleres de ciencia y tecnología en temas diversos y relevantes como ciencias de la salud, nanotecnología, inteligencia artificial, ingeniería, innovación y emprendimiento.

Estos clubes son guiados por expertos de prestigiosas universidades nacionales y extranjeras como Harvard, MIT y Columbia, entre otras.

El programa cuenta con el respaldo de entidades como Colciencias, el Sena, Ruta N, Sapiencia y la Fundación Manuelita, además de las Universidades de los Andes, de Antioquia, de Caldas, Cooperativa de Colombia, de los niños EAFIT, de Nariño, Tecnológica de Pereira, Industrial de Santander, del Valle y la U.N.

Con estas iniciativas se demuestra que el trabajo conjunto en torno a la ciencia puede desatar una revolución científica y tecnológica capaz de generar una transformación social en el país.

(Por: fin/AML/dmh/LOF
)
N.° 42

Otras noticias

Educación

julio 22 de 2017

La Escuela de Ingeniería en la historia de la Universidad Nacional

Una de las seis escuelas que conformaron la Universidad Nacional desde su...

El páramo de Guacheneque se encuentra en las jurisdicciones de Cundinamarca y Boyacá.

Medioambiente

julio 21 de 2017

Páramo Guacheneque debe preservarse de cultivos de papa y ganadería

La actividad agropecuaria y ganadera, liderada en gran parte por personas que...

La transformación de los pescados en otro tipo de productos contribuirá a su comercialización a un mejor precio.

Desarrollo Rural

julio 21 de 2017

Procesan pescado en La Guajira para contribuir a seguridad alimentaria

Hamburguesas, albóndigas y apanados serán algunos de los productos cárnicos que...

La mayoría de las viviendas está construida sobre palafitos.

Ciudad & Territorio

julio 21 de 2017

Tumaco, vulnerable ante un tsunami

Los materiales de construcción y la ubicación inadecuada de algunas viviendas...

Hasta hace poco era usual que los campesinos se vieran obligados a regalar sus productos o regresar a sus casas con lo que les dieran.

Desarrollo Rural

julio 21 de 2017

Cadena agroecológica surte de hortalizas a Bogotá

A partir de capacitaciones para producir lechugas, cebollas, cebollines y...

Clase de uno de los módulos del curso, con uno de los grupos de estudiantes del corregimiento de Puracé.

Educación

julio 21 de 2017

Preuniversitario gratuito para jóvenes de Puracé

Estudiantes de bajos recursos y de comunidades indígenas de este municipio del...

Sistema ideal para huertas pequeñas.

Desarrollo Rural

julio 19 de 2017

Técnica automática riega huertas pequeñas con aguas lluvias

Mediante este sistema para cultivo hidropónico (sin suelo o sin tierra) que...

El Centro de Pensamiento y Seguimiento al Diálogo de Paz, de la U.N., busca que los entornos y contextos de violencia se transformen.

Política & Sociedad

julio 19 de 2017

Jóvenes se reconcilian con la paz a través de la música y el arte

Con talleres de hip hop, break dance, rap y grafiti se pretende mejorar las...

Educación

julio 19 de 2017

Estudiantes visitantes investigan diversos temas en la U.N.

Cada semestre los estudiantes de universidades nacionales e internacionales que...

Ciudad & Territorio

julio 19 de 2017

Movilidad en Bogotá se entiende mejor con carreta

Mediante el juego Carreta Capital, los participantes comprenderán cómo se fue...