Escudo de la República de Colombia

Desarrollo Rural

Calor y desnutrición afecta zoocría de zarigüeyas

En un estudio de 57 animales en cautiverio estos pesaron en promedio un 36 % menos al término de su periodo de lactancia cuando fueron criados en temporada de calor y pocas lluvias y sus madres recibieron una dieta de menor calidad.

Palmira, 22 de febrero de 2019Agencia de Noticias UN-

Como los agroecosistemas en el Valle cambiaron paulatinamente hacia un predominio de caña, el hábitat de las zarigüeyas se hizo más hostil. Fotos: Lina Gómez

El calor y la desnutrición provocaron la pérdida de pelo en las zarigüeyas.

El peso de las zarigüeyas fue un 64 % menos al término de su periodo de lactancia cuando se criaron en condiciones de calor y con una dieta de menor calidad.

Para reducir la temperatura se hizo una instalación de árboles alrededor y aspersión de partículas de agua diminutas.

Las zonas del país con temperaturas inferiores a los 22 °C serían más propicias para criar zarigüeyas en cautiverio.

Bajo estas condiciones pesaron 90 gramos, mientras que con temperaturas más bajas y una mejor dieta pesaron 140.5 gramos, según las pruebas realizadas para preservar la especie Didelphis marsupialis en el municipio de Jamundí, Valle del Cauca.

Tales condiciones también incrementaron el nivel de estrés de las zarigüeyas comunes en etapa de lactancia, les provocaron pérdida de pelo y las llevaron a incurrir en conductas caníbales.

De esta manera, ambos factores resultan determinantes para la reproducción de estos animales silvestres, para su bienestar durante las primeras doce semanas de vida y para la ganancia de peso después del “destete”, etapa en la que las crías dejan de depender de sus madres para alimentarse.

Así lo asegura la zootecnista Lina Marcela Gómez López, candidata a magíster en Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Palmira, quien identificó condiciones de bienestar animal propicias para la zoocría de estos marsupiales, teniendo en cuenta la disminución de su población en la región.

“Las zarigüeyas se alimentan de frutas, hojas, néctar de las flores y pequeños vertebrados e invertebrados. Como los agroecosistemas tradicionales en el Valle cambiaron paulatinamente hacia un predominio de cultivos de caña de azúcar, el hábitat de los animales se fue haciendo más hostil”, explica la investigadora.

Así mismo, en el corregimiento de Robles, Jamundí, observó que algunas comunidades afrodescendientes, acostumbradas ancestralmente a cazar zarigüeyas, reportaron una menor disponibilidad de estas en el territorio.

“Las zarigüeyas aportan los servicios ecosistémicos de dispersión de semillas y de control biológico, como depredadoras de especies que pueden transmitir enfermedades al ser humano como la rabia. Además su cría puede ser una alternativa sostenible para las comunidades que las cazan y las consumen, reduciendo así la presión sobre la especie en la zona”, declara la investigadora Gómez.

Indicador de bienestar

Para identificar condiciones de bienestar animal propicias, la zootecnista tomó como referencia “las 5 libertades” establecidas en el protocolo europeo Welfare Quality®, relativas al hambre y la sed; la expresión del comportamiento natural a las enfermedades; las lesiones y el dolor; las condiciones físicas y térmicas adecuadas; y al miedo y las angustias.

A manera de indicador, la investigadora observó durante cuatro meses el comportamiento de 15 zarigüeyas distribuidas en tres grupos de cinco, cada uno alimentado con una dieta diferente. Con ese fin, estableció 18 cámaras de visión nocturna que funcionaron entre las 6 p. m. y las 6 a. m., horario de mayor actividad de estos marsupiales.

“Observamos sus desplazamientos y el tiempo que invertían en acicalarse, descansar, alimentarse y en realizar estereotipias (movimientos repetitivos causados por el estrés)”, describe.

Con la dieta que tenía menos proteína, las zarigüeyas pasaron más tiempo realizando estereotipias y comiendo, y menos tiempo acicalándose y descansando, indicadores que reflejan el mayor nivel de estrés en los tres escenarios evaluados.

Aunque se alcanzaron mejores indicadores con la dieta que tenía más proteína, las zarigüeyas siguieron dando ciertas muestras de estrés, hecho que la investigadora le adjudica a la necesidad de jaulas de mayor tamaño.

“Trabajamos en una instalación con árboles alrededor y aspersión constante de partículas de agua diminutas para reducir la temperatura. Sin embargo creemos que estos animales necesitan jaulas más grandes que las que dispusimos por individuo, que son de 70 x 70 x 60 cm”, explica la investigadora.

Todo bien hasta que llegó El Niño

La investigación fue dirigida por las profesoras Lucena Vásquez y Luz Stella Muñoz, ambas de la U.N. Sede Palmira. Para evaluar el peso de las zarigüeyas en etapa de lactancia se compararon tres grupos de crías provenientes de las mismas madres, en periodos de tiempo diferentes: en el primero las madres fueron alimentadas con una dieta de 30 % de proteína a base de patas y pescuezo de pollo; en el segundo y el tercero las madres recibieron ese mismo porcentaje de proteína, pero a base de mollejas, corazones e hígados de pollo.

“Las patas y pescuezos proveen elastinas y colágeno que ayudan al crecimiento del músculo, pero su proteína es de menor calidad. Las mollejas, corazones e hígados aportan globulina, que favorece la producción de leche por parte de las madres”, explica la investigadora Gómez.

Al término de las doce semanas de lactancia, en el primer grupo solo sobrevivió una de las 16 zarigüeyas (6,25 %), mientras que en el segundo siguieron con vida 15 de 24 (62,5 %), y en el tercero lo lograron 15 de 17 (88,2 %).

“El primer grupo se crió en el segundo semestre de 2015. Todo iba bien hasta que las condiciones de calor y pocas lluvias se hicieron más intensas por el fenómeno de El Niño. Por otro lado, cuando empezamos a criar las zarigüeyas del tercer grupo, las madres ya llevaban más tiempo alimentadas con la dieta de mejor calidad”, relata la zootecnista.

Por esta razón, concluye que las zonas geográficas del país con temperaturas inferiores a los 22 °C serían más propicias para la cría en cautiverio de las zarigüeyas. Además una dieta con 30 % de proteína a base de mollejas, corazones e hígados de pollo es una buena alternativa alimentaria para reducir el estrés y mejorar el peso y el bienestar de los animales.

(Por: Fin/FHP/MLA/LOF
)
N.° 898

Otras noticias

La U.N. es la primera institución educativa dentro de las 100 organizaciones con mayor responsabilidad social.

Economía & Organizaciones

marzo 21 de 2019

La U.N. se mantiene entre las 10 empresas más responsables del país

Por segundo año consecutivo, la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) es...

La Maestría en Gobierno Urbano es un programa interdisciplinar para entender los fenómenos urbanos.

Educación

marzo 21 de 2019

Decisiones territoriales, eje de la Maestría en Gobierno Urbano

Conocer cómo se deben tomar esas decisiones de los territorios, no en términos...

La alimentación por medio de pastoreo es una práctica que aporta al bienestar de los bovinos. Foto: Carlos Cedeño.

Desarrollo Rural

marzo 21 de 2019

Bienestar del ganado influye en calidad de la carne

La consistencia, la textura, el color, el pH y la retención de agua de la carne...

El plazo para que los aspirantes de todo el país se inscriban a la oferta educativa de posgrados en la U.N. es hasta el 3 de abril. Fotos: Agencia de Noticias - Unimedios

Educación

marzo 21 de 2019

Inscripciones para posgrados de la U.N. van hasta el 3 de abril

Los aspirantes de todo el país tienen plazo hasta esta fecha para inscribirse a...

En términos generales, el programa sobresalió por su contribución al desarrollo social del país. Fotos: Ricardo González – Unimedios.

Educación

marzo 21 de 2019

Sociología, conectada con la realidad del país

Durante la visita de los pares evaluadores del Consejo Nacional de Acreditación...

María del Valle Ledesma, doctora en Diseño de la UBA, habló con los asistentes sobre el lugar del diseño en el sistema científico. Fotos: Luis Palacios – Unimedios.

Educación

marzo 21 de 2019

Lógicas del diseño no coinciden con las del sistema científico

El sistema de validación que mantienen las universidades en aspectos como los...

Detalle de una colonia de las cepas bacterianas activas creciendo en medio sólido. Fotos: cortesía Carlos Andrés Puentes.

Ciencia & Tecnología

marzo 21 de 2019

Bacterias marinas combatirían “chinche de los pastos”

A partir del extracto de la bacteria marina Paenibacillus sp. se encontró...

<em>Render</em> exterior del Conjunto Residencial Camino del Parque, estudiado para el proyecto. Foto: cortesía Constructora Óptima.

Ciudad & Territorio

marzo 20 de 2019

Simulación térmica ayudaría a diseñar viviendas más frescas

Un vidrio cubierto con una película de control solar que filtre la energía y la...

Según el Ministerio de Agricultura, en 2016, Nariño aportó el 52 % de la producción nacional de arveja. Foto: David Álvarez.

Desarrollo Rural

marzo 20 de 2019

Saber campesino, respuesta a pérdida de fertilidad en fincas de arveja

Los niveles de nutrientes en suelos de Nariño indican que la curva de...

En este laboratorio trabajan en una matriz formada por micro/nanofibras para modificar la superficie del titanio en prótesis tradicionales. Foto: Luis Palacios.

Salud

marzo 20 de 2019

Nanocápsulas en prótesis liberarían medicamentos

Con esta liberación, que sería dosificada, las prótesis ortopédicas promoverían...