Escudo de la República de Colombia

Medioambiente

Bosques amazónicos se adaptan a la sequía

Un primer censo de árboles del Parque Nacional Natural Amacayacu, ubicado a media hora de Leticia, capital del Amazonas, revela las transformaciones que viene sufriendo el recurso forestal de la zona, y su capacidad de resiliencia ante los fenómenos extremos de sequía.

Medellín, 11 de enero de 2017Agencia de Noticias UN-

Los investigadores monitorearon alrededor de 125.000 árboles y 1.200 especies en una parcela permanente del Parque Nacional Natural Amacayacu.

Las drásticas variaciones climáticas están influyendo en la mortalidad arbórea de los bosques amazónicos. Foto: archivo Unimedios.

La de 2005 fue la sequía más intensa del último siglo.

En 2005 el bosque amazónico se mostró tan sensible que liberó el equivalente a 5.000 millones de toneladas adicionales de carbono a la atmósfera.

Los eventos recurrentes de sequía, como los ocasionados en 2005 por el fenómeno de El Niño y en 2010 por el calentamiento anómalo de las aguas superficiales del Atlántico Norte, han influido de forma directa en la mortalidad arbórea de los bosques amazónicos.

Precisamente la de 2005 fue la sequía más intensa del último siglo, e hizo que la selva dejara de ser el sumidero del carbono producido por emisiones de la deforestación, de combustibles fósiles y la degradación de los bosques, e invirtió los papeles: el bosque amazónico se mostró tan sensible que liberó el equivalente a 5.000 millones de toneladas adicionales de carbono a la atmósfera.

Una investigación adelantada por la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Medellín y el Instituto Amazónico de Investigaciones Científicas (Sinchi) constató que esos dos fenómenos climáticos han hecho que las especies arbóreas reaccionen o se adapten a la sequía dependiendo de si se encuentran ubicadas en valles o en colinas (microhábitats). El trabajo contó con el acompañamiento técnico del Centro de Ciencias Forestales del Trópico y el apoyo de la Unidad Administrativa Especial del Sistema de Parques Nacionales Naturales de Colombia.

Para observar el fenómeno, entre 2007 y 2014 los investigadores monitorearon alrededor de 125.000 árboles y 1.200 especies en una parcela permanente del Parque Nacional Natural Amacayacu, ubicado a 70 kilómetros río arriba de Leticia.

Allí, los equipos de trabajo analizaron la mortalidad, el crecimiento, la distribución, el área basal (medida para establecer la masa forestal) y la diversidad (riqueza y abundancia), y además adelantaron mediciones de la capacidad de captura y almacenamiento de carbono.

Tales acciones les permitieron concluir que las especies arbóreas que habitan las partes bajas de la parcela (valles), donde generalmente se concentra una mayor humedad, han resultado más sensibles a los eventos de sequía, ya que la mortalidad registrada aumentó a valores de aproximadamente 5,5 %, cuando en condiciones climáticas normales (sin sequía) la tasa de mortalidad es de aproximadamente 1,7 %.

“Por el contrario, en las partes altas de las colinas pequeñas, las especies han mostrado ser menos sensibles a la falta de agua y más tolerantes a los eventos de fuertes sequías, ya que la tasa de mortalidad sólo aumento aproximadamente un 0,05 % con relación a los valores promedio reportados antes, en ausencia de sequías intensas como la reportada aquí”, afirma el profesor Álvaro Duque del Departamento de Ciencias Forestales de la Facultad de Ciencias Agrarias de la U.N. Sede Medellín.

Cambios en valles y colinas

En relación con el contenido de carbono, los resultados preliminares muestran que el bosque se recuperó rápidamente de la mortalidad causada por la sequía de hace seis años.

Según el profesor Duque, hubo un cambio anual en la biomasa aérea del bosque, la cual se asocia con la cantidad de carbono almacenado allí. Esta fue de 0,35 %, es decir que hubo una ganancia promedio de 1,63 toneladas por hectárea al año.

En términos porcentuales, en las colinas la ganancia anual de biomasa fue de 0,63 % mientras que en los valles fue de -0,05 %, es decir que la mayor proporción de carbono acumulado en el bosque –que se estima como la mitad de la biomasa– se dio gracias al crecimiento de árboles con mayor densidad de madera que habitan las colinas o las zonas más altas de la parcela. En el global, los valores de densidad de madera promedio en toda la parcela pasaron de 0,58 a 0,59 gr/cm3, lo cual mostró diferencias estadísticamente significativas. Por el contrario, la mayor pérdida de carbono se asoció con la alta mortalidad de especies con baja densidad de madera presentes en los valles.

Estos datos muestran cambios en las características del bosque. “Probablemente está pasando a tener más especies resistentes a la falta de agua, como respuesta ante las recurrentes sequías”, expone Daniel Zuleta, ingeniero forestal y estudiante del Doctorado en Ecología de la U.N.

“Aunque el macroclima es el mismo, ya que por lo menos a escala del Parque no cambia, vemos una respuesta diferencial de las especies entre valles y colinas, lo que representa una partición de hábitat en términos del funcionamiento de los bosques mucho más reducida espacialmente de lo que plantean la mayoría de modelos basados en escalas de ecosistema o paisaje”, añade el profesor Duque.

Andrés Alberto Barona, investigador asociado del Sinchi, señala otro cambio detectado: él afirma que los árboles que mueren con mayor facilidad son los más pequeños (de hasta tres metros de altura), y que lo hacen por la falta de buenas condiciones de luz, mientras que los de menor mortalidad son los mejor establecidos y más desarrollados.

Los investigadores coinciden en señalar que una de las consecuencias de las fuertes variaciones climáticas en el bosque es que este pierda el equilibrio dinámico que siempre ha tenido, lo cual significa que se pueda empezar a tener un sistema en el que las pérdidas de biomasa por mortalidad excedan la capacidad de almacenamiento actual de biomasa que tienen estos bosques.

Por eso, el docente Duque menciona la importancia de entender el desempeño del bosque y la coexistencia de especies en estas condiciones. De hecho, para comprender mejor los mecanismos biológicos que mantienen su productividad –por ser uno de los bosques más diversos del mundo–, en una próxima fase del proyecto los esfuerzos del grupo de investigación se dirigirán en ese sentido. Para ello, centrarán su atención en identificar las especies más afectadas por el cambio climático en el Parque Nacional Natural Amacayacu.

(Por: fin/KAGG/dmh/LOF
)
N.° 155

Otras noticias

El debate se dio durante el conversatorio “Estatuto de Oposición” organizado por el Centro de Pensamiento y Seguimiento al Proceso de Paz de la U.N. (Foto: Nicolás Bojacá)

Política & Sociedad

marzo 23 de 2017

Estatuto de oposición, deuda pendiente con la democracia

Este proyecto de ley, que se propuso en la Constitución de 1991 y nunca ha sido...

Tocar guitarra, una actividad que se puede ofrecer en el portal Cambalachea.

Ciencia & Tecnología

marzo 23 de 2017

Cambalachear el tiempo no tiene precio

Por medio de esta plataforma web, que integra las nuevas tecnologías a la...

Desconocer el comportamiento natural de ríos como el Magdalena lleva al deterioro de los sistemas naturales.

Medioambiente

marzo 23 de 2017

Obras en el Magdalena arriesgan sustentabilidad del río

Antes de invertir miles de millones de pesos en el uso intensivo del principal...

Ciencia & Tecnología

marzo 23 de 2017

Comunidades vulnerables aprenden de tecnología

Adultos mayores de la Comuna San José, en la capital de Caldas, se educan en...

Manizales es una ciudad altamente proclive a desastres naturales.

Medioambiente

marzo 23 de 2017

Ciberbodega del clima ayudará a prevenir desastres en Caldas

En esta plataforma se alojan más de 25 millones de datos recolectados por las...

En San Agustín, vereda de Andes, marcaron niveles riesgos en piedras.

Ciudad & Territorio

marzo 23 de 2017

Listos planes de gestión del riesgo para municipios de Antioquia

Simulaciones de desastres naturales y evacuaciones, sistemas de alertas...

James Levitt, director del Programa de Innovación para la Conservación de Harvard Forest, Universidad de Harvard.

Medioambiente

marzo 23 de 2017

“Reserva van der Hammen protege a los bogotanos del cambio climático”

Mitigar el impacto del cambio climático y proteger zonas de reserva ecológica...

El tiburón martillo (<em>Sphyrna lewini</em>) es una de las especies comunes en el mar Caribe colombiano.

Ciencia & Tecnología

marzo 23 de 2017

Cerca de 90 especies de tiburones y rayas nadan en el Caribe colombiano

Animales como el tiburón martillo (Sphyrna lewini), el tiburón aleta negra...

La firma del convenio se llevó a cabo en la Rectoría de la U.N. Fotos: Ovidio González

Educación

marzo 22 de 2017

La U.N. y L´Institut des Amériques firman convenio de cooperación

La colaboración entre la entidad francesa –que acoge a más de 1.000 expertos– y...

Word, una de las herramientas que aprenden a manejar.

Ciencia & Tecnología

marzo 22 de 2017

Crece formación digital para adultos en la U.N.

A 35 asciende el número de personas, entre los 45 y 65 años de edad, educadas...