Escudo de la República de Colombia

Medioambiente

Bosques amazónicos se adaptan a la sequía

Un primer censo de árboles del Parque Nacional Natural Amacayacu, ubicado a media hora de Leticia, capital del Amazonas, revela las transformaciones que viene sufriendo el recurso forestal de la zona, y su capacidad de resiliencia ante los fenómenos extremos de sequía.

Medellín, 11 de enero de 2017Agencia de Noticias UN-

Los investigadores monitorearon alrededor de 125.000 árboles y 1.200 especies en una parcela permanente del Parque Nacional Natural Amacayacu.

Las drásticas variaciones climáticas están influyendo en la mortalidad arbórea de los bosques amazónicos. Foto: archivo Unimedios.

La de 2005 fue la sequía más intensa del último siglo.

En 2005 el bosque amazónico se mostró tan sensible que liberó el equivalente a 5.000 millones de toneladas adicionales de carbono a la atmósfera.

Los eventos recurrentes de sequía, como los ocasionados en 2005 por el fenómeno de El Niño y en 2010 por el calentamiento anómalo de las aguas superficiales del Atlántico Norte, han influido de forma directa en la mortalidad arbórea de los bosques amazónicos.

Precisamente la de 2005 fue la sequía más intensa del último siglo, e hizo que la selva dejara de ser el sumidero del carbono producido por emisiones de la deforestación, de combustibles fósiles y la degradación de los bosques, e invirtió los papeles: el bosque amazónico se mostró tan sensible que liberó el equivalente a 5.000 millones de toneladas adicionales de carbono a la atmósfera.

Una investigación adelantada por la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Medellín y el Instituto Amazónico de Investigaciones Científicas (Sinchi) constató que esos dos fenómenos climáticos han hecho que las especies arbóreas reaccionen o se adapten a la sequía dependiendo de si se encuentran ubicadas en valles o en colinas (microhábitats). El trabajo contó con el acompañamiento técnico del Centro de Ciencias Forestales del Trópico y el apoyo de la Unidad Administrativa Especial del Sistema de Parques Nacionales Naturales de Colombia.

Para observar el fenómeno, entre 2007 y 2014 los investigadores monitorearon alrededor de 125.000 árboles y 1.200 especies en una parcela permanente del Parque Nacional Natural Amacayacu, ubicado a 70 kilómetros río arriba de Leticia.

Allí, los equipos de trabajo analizaron la mortalidad, el crecimiento, la distribución, el área basal (medida para establecer la masa forestal) y la diversidad (riqueza y abundancia), y además adelantaron mediciones de la capacidad de captura y almacenamiento de carbono.

Tales acciones les permitieron concluir que las especies arbóreas que habitan las partes bajas de la parcela (valles), donde generalmente se concentra una mayor humedad, han resultado más sensibles a los eventos de sequía, ya que la mortalidad registrada aumentó a valores de aproximadamente 5,5 %, cuando en condiciones climáticas normales (sin sequía) la tasa de mortalidad es de aproximadamente 1,7 %.

“Por el contrario, en las partes altas de las colinas pequeñas, las especies han mostrado ser menos sensibles a la falta de agua y más tolerantes a los eventos de fuertes sequías, ya que la tasa de mortalidad sólo aumento aproximadamente un 0,05 % con relación a los valores promedio reportados antes, en ausencia de sequías intensas como la reportada aquí”, afirma el profesor Álvaro Duque del Departamento de Ciencias Forestales de la Facultad de Ciencias Agrarias de la U.N. Sede Medellín.

Cambios en valles y colinas

En relación con el contenido de carbono, los resultados preliminares muestran que el bosque se recuperó rápidamente de la mortalidad causada por la sequía de hace seis años.

Según el profesor Duque, hubo un cambio anual en la biomasa aérea del bosque, la cual se asocia con la cantidad de carbono almacenado allí. Esta fue de 0,35 %, es decir que hubo una ganancia promedio de 1,63 toneladas por hectárea al año.

En términos porcentuales, en las colinas la ganancia anual de biomasa fue de 0,63 % mientras que en los valles fue de -0,05 %, es decir que la mayor proporción de carbono acumulado en el bosque –que se estima como la mitad de la biomasa– se dio gracias al crecimiento de árboles con mayor densidad de madera que habitan las colinas o las zonas más altas de la parcela. En el global, los valores de densidad de madera promedio en toda la parcela pasaron de 0,58 a 0,59 gr/cm3, lo cual mostró diferencias estadísticamente significativas. Por el contrario, la mayor pérdida de carbono se asoció con la alta mortalidad de especies con baja densidad de madera presentes en los valles.

Estos datos muestran cambios en las características del bosque. “Probablemente está pasando a tener más especies resistentes a la falta de agua, como respuesta ante las recurrentes sequías”, expone Daniel Zuleta, ingeniero forestal y estudiante del Doctorado en Ecología de la U.N.

“Aunque el macroclima es el mismo, ya que por lo menos a escala del Parque no cambia, vemos una respuesta diferencial de las especies entre valles y colinas, lo que representa una partición de hábitat en términos del funcionamiento de los bosques mucho más reducida espacialmente de lo que plantean la mayoría de modelos basados en escalas de ecosistema o paisaje”, añade el profesor Duque.

Andrés Alberto Barona, investigador asociado del Sinchi, señala otro cambio detectado: él afirma que los árboles que mueren con mayor facilidad son los más pequeños (de hasta tres metros de altura), y que lo hacen por la falta de buenas condiciones de luz, mientras que los de menor mortalidad son los mejor establecidos y más desarrollados.

Los investigadores coinciden en señalar que una de las consecuencias de las fuertes variaciones climáticas en el bosque es que este pierda el equilibrio dinámico que siempre ha tenido, lo cual significa que se pueda empezar a tener un sistema en el que las pérdidas de biomasa por mortalidad excedan la capacidad de almacenamiento actual de biomasa que tienen estos bosques.

Por eso, el docente Duque menciona la importancia de entender el desempeño del bosque y la coexistencia de especies en estas condiciones. De hecho, para comprender mejor los mecanismos biológicos que mantienen su productividad –por ser uno de los bosques más diversos del mundo–, en una próxima fase del proyecto los esfuerzos del grupo de investigación se dirigirán en ese sentido. Para ello, centrarán su atención en identificar las especies más afectadas por el cambio climático en el Parque Nacional Natural Amacayacu.

(Por: fin/KAGG/dmh/LOF
)
N.° 155

Otras noticias

La desnutrición global (niños que presentan retraso en el crecimiento) en Puerto Nariño  es del 7,8 %.

Salud

febrero 27 de 2017

La U.N. capacita a líderes indígenas para prevenir tuberculosis

Líderes indígenas de las comunidades Ticuna, Cocama y Yagua, en el Amazonas,...

Los tikuna viven entre Perú, Brasil y Colombia.

Artes & Culturas

febrero 27 de 2017

En la lengua tikuna no caben los adjetivos

Los integrantes de este grupo indígena –ubicado en la Amazonia entre Colombia,...

Educación

febrero 27 de 2017

El valor de una vida medida en libros

El pasado 15 de febrero tuvo lugar un acto sin precedentes en la historia de...

Ariel Iván Ruiz, decano de la Facultad de Medicina entregó la placa de “Honor especial al progreso” al doctor Egon Lichtenberger. (Foto: Nicolás Bojacá).

Salud

febrero 27 de 2017

Patología, 65 años innovando en diagnósticos más precisos

Desde una cátedra teórica en 1904, hasta investigaciones sobre la estructura...

Raíz de la uña de gato (<em>Uncaria tomentosa</em>).

Salud

febrero 27 de 2017

Con cultivos sostenibles preservan plantas medicinales en Amazonas

Según la tradición indígena de la comunidad Ticuna de Macedonia, la Uncaria...

El cardiodesfibrilador previene arritmias como la taquicardia.

Salud

febrero 27 de 2017

Cardiodesfibrilador cuida el corazón, pero lo deprime

Este aparato electrónico, utilizado para prevenir arritmias como la...

Educación

febrero 27 de 2017

Rector destaca el aporte de la U.N. en la formación posgradual

En su visita a la Sede Manizales, el profesor Ignacio Mantilla Prada, rector de...

El filme dura 90 minutos. Fotos : Cortesía realizadores

Artes & Culturas

febrero 27 de 2017

Noche herida debuta en salas de cine colombianas

Esta película documental, que relata la cotidianidad de Blanca, una campesina...

El Rector visitó la U.N. Sede Manizales.

Educación

febrero 24 de 2017

Rector de la U.N. destaca inversión en Sede Manizales

El profesor Ignacio Mantilla Prada, rector de la Universidad Nacional de...

El incendio en el cerro Quitasol consumió cerca de 100 hectáreas. Foto tomada de: goo.gl/Tk2szQ

Medioambiente

febrero 24 de 2017

Incendios empeoraron contaminación en Valle de Aburrá

A raíz de dos incendios, pero en particular el del cerro Quitasol, que tardó...