Escudo de la República de Colombia

Medioambiente

Bogotanos no conocen los ecosistemas de su ciudad

Los habitantes de Bogotá reconocen más los elementos culturales, de infraestructura y las situaciones caóticas de la capital, que la riqueza de los ecosistemas naturales y la biodiversidad que rodea a la ciudad.

Bogotá D. C., 31 de octubre de 2019Agencia de Noticias UN-

Para los habitantes de Bogotá, los Cerros son referente de identidad y puntos de ubicación de la ciudad.

Las iglesias o referentes religiosos, bancos, universidades, hospitales y vías de la ciudad tuvieron un 34 % de reconocimiento.

La visión del TransMilenio lleno y el mal trato dentro del sistema son elementos termodinámicos que reconocen los bogotanos.

Los elementos bióticos, económicos y políticos fueron los más bajos.

En Bogotá hay poco reconocimiento de ecosistemas naturales como los humedales y bosques y su fauna.

La investigadora Natalia Contreras propone replantear el concepto de ambiente y de educación.

Así lo percibió Luisa Natalia Contreras Quevedo, magíster en Hábitat de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), quien por medio de palabras, dibujos y símbolos llevó a 75 habitantes de Bogotá a identificar lo que su imaginario reconoce del lugar en el que viven.

Un 41 % identificó elementos culturales como el Festival de Teatro, la Basílica del Señor de Monserrate, los festivales de música y otros elementos sociales como aquellos que permiten evidenciar un enfoque diferencial y poblacional, como por ejemplo los grupos etarios, las minorías y los habitantes en condición de discapacidad.

En segundo lugar, identificaron el elemento físico con un 34 % de recordación, nombrando edificios titulados como bancos, universidades, hospitales y vías de la ciudad.

Un 11 % reconoce elementos termodinámicos, referidos tanto a los medios de transporte –como el TransMilenio y las bicicletas– como a los centros de mayor actividad y concentración de personas, y a situaciones caóticas como la hora pico.

Los tres elementos menos nombrados fueron el biótico, el económico y el político, representados por el 5, 4 y 5 %, respectivamente. En el ámbito biótico se evidencia el divorcio del hombre y la naturaleza que ha sido acentuado por las grandes urbes; el poco reconocimiento de ecosistemas naturales en medio de la ciudad como humedales y bosques, y de los animales y la flora que los comprenden.

“Es innegable la importancia de los Cerros como referente de identidad y ubicación de la ciudad. También fueron relevantes las iglesias o los lugares religiosos nombrados por los encuestados, y también la visión del TransMilenio lleno y el mal trato dentro del sistema”, señala la magíster.

Por otro lado, muchos de los encuestados señalaron que como transporte alternativo se movilizan en bicicleta, y a través de las ciclorrutas.

Estas respuestas, logradas a través del estudio, llevan a la investigadora a proponer que se replantee el concepto de educación ambiental de la capital.

En el aspecto económico –el más bajo de todos– se reconocen las dificultades económicas que se percibe en gran parte de la población de la ciudad; y en el político se evidencia poca participación en los procesos gubernamentales y planes de mediano plazo como el Plan de Ordenamiento Territorial (POT), lo cual muestra las dificultades que se han tenido en la construcción social del hábitat en los diferentes sectores de la ciudad.

Con base en estas apreciaciones, la magíster Contreras propone una política pública de educación ambiental en Bogotá, en la que se formulen estrategias que permitan iniciar procesos de reconocimiento de los cuatro elementos con la percepción más baja: termodinámica, biótico, económico y político, para afianzar así los aspectos identitarios y de apropiación del espacio.

“Debemos replantear el concepto de ambiente y el de educación, el cual tiene que ser un proceso de incorporación de aprendizajes que modifican la vida propia”, subrayó.

Al respecto, recordó que en el Distrito se han formulado interesantes apuestas por una educación ambiental integral y holística, pero los cambios de gobierno y la falta de planeación en el largo plazo (20 años) dificultan la continuidad de los procesos.

La investigadora propone que partir de los avances obtenidos en materia de identidad y reconocimiento físico de la ciudad se fortalezcan procesos de apropiación territorial, cultura ciudadana y construcción social del hábitat.

Igualmente plantea la promoción en las entidades distritales de los efectos de la situación ambiental distrital actual en la economía de Bogotá, de la región y del país, y el empoderamiento de las comunidades para que estas sean generadoras y dueñas de sus procesos locales y regionales, con el fin de asegurar su permanencia en el tiempo y potencializar los impactos de dichos procesos.

(Por: fin/IAR/MLA/LOF
)
N.° 875

Otras noticias

En la cáscara de mandarina arrayana se encontró gran potencial antioxidante. Foto: archivo Unimedios.

Desarrollo Rural

enero 23 de 2020

Cáscara de mandarina arrayana, fuente de aceites antioxidantes

En este residuo de la fruta se identificaron extractos con actividad...

Los docentes del Iepri analizaron, desde diversos puntos, qué ha sucedido con el Paro Nacional. Fotos:  Unimedios.

Política & Sociedad

enero 23 de 2020

Paro nacional refleja brechas entre los partidos políticos

Los partidos políticos se han quedado sin argumentos frente a las...

Los soportes de colágeno se pueden utilizar en el tratamiento de quemaduras y favorecen la regeneración de la piel. Foto: archivo Unimedios.

Salud

enero 23 de 2020

Soporte de colágeno con caléndula para la piel recibe patente de la SIC

Estos soportes de colágeno I, que incluyen extractos como los de la flor de...

La aplicación de estos modelos numéricos serviría para obras de alta complejidad, como represas o túneles. Foto: archivo Unimedios.

Ciencia & Tecnología

enero 22 de 2020

Estabilidad de laderas se puede medir antes de construir grandes obras

Mediante modelos numéricos se establecen las condiciones de estabilidad de un...

Este cernícalo (<em>Falco sparverius</em>) se recupera en la Urras de la Facultad de Medicina Veterinaria y de Zootecnia de la UNAL.  Fotos: Brandon Pinto - Agencia de Noticias UN.

Medioambiente

enero 22 de 2020

Cernícalo recuperado por la URRAS sería liberado en campus de la UN

Un cernícalo, Falco sparverius, de la familia de los halcones, que fue remitido...

El Ministerio de Agricultura reportó 85.006 hectáreas de cítricos sembradas en el país en 2019.

Desarrollo Rural

enero 21 de 2020

Cultivos de naranja en fincas agrodiversas resistirían más al cambio climático

Con base en el aumento de la biodiversidad en los sistemas agrícolas de...

Los próximos planes de ordenamiento territorial deberían tener presente el recurso hídrico para evitar su afectación. Foto: archivo Unimedios.

Medioambiente

enero 21 de 2020

Recursos hídricos determinan mejores planes de ordenamiento

Un método que integra la planificación territorial y la gestión del agua...

El profesor José Ismael Peña Reyes tomó posesión del cargo como nuevo director Nacional de Extensión, Innovación y Propiedad Intelectual. Fotos: Brandon Pinto - Agencia de Noticias UN.

Educación

enero 20 de 2020

Se posesiona nuevo director de Extensión e Innovación de la UNAL

El profesor José Ismael Peña Reyes, nuevo director Nacional de Extensión,...

Entrada del Museo Casa de la Memoria de Medellín (MCMM). Fotos: archivo Viviana Rodríguez.

Artes & Culturas

enero 20 de 2020

Un museo es insuficiente para construir la memoria del conflicto

Por tener sus espacios ya delimitados y una función más ligada a la exposición...

Lugares como la caverna El Oro, que antes eran inaccesibles, ahora son amenazados por las actividades humanas. Fotos: Nicolás Valdivieso.

Medioambiente

enero 20 de 2020

Cavernas y cuevas de El Peñón, con potencial turístico mundial

La región cárstica de este municipio de Santander cuenta con un gran potencial...