Escudo de la República de Colombia
pornopornopornopornopornoporno
pornopornopornopornopornoporno

Ciencia & Tecnología

A la polilla guatemalteca la matan de hambre

Con ingeniería genética, investigadores desarrollaron un gen sintético que causa daños intestinales a la polilla guatemalteca y le produce la muerte por inanición.

Medellín, 28 de febrero de 2011Agencia de Noticias UN-

La polilla guatemalteca está en los campos en los que se siembra y cosecha la papa, entre los 1.600 y 3.000 metros de altura, pero también en las bodegas de almacenamiento. Fotos archivo particular

El gen, al ser introducido en la planta de la papa, afecta a su principal depredador: la polilla guatemalteca. El desarrollo ya fue probado con éxito en las variedades diacol capira y parda pastusa.

La arrolladora polilla guatemalteca, causante de grandes pérdidas en el gremio papero del país, verá limitada su capacidad de hacer estragos durante el periodo de cosecha del tubérculo, y, literalmente, estará sentenciada a morir de hambre.

Tecia solanivora, nombre científico de este insecto, daña anualmente entre el 20% y el 30% de los cultivos. Su acción comienza cuando se introduce en la papa para desarrollar las larvas, y mientras la consume, va haciendo túneles y eliminando excrementos que atraen microorganismos descomponedores, encargados de podrir y dejar inservible el tubérculo como alimento humano, animal y semilla en campo.

“Los ciclos de reproducción del insecto son menores a 45 días, y el periodo de cultivo de la papa es de aproximadamente seis meses, tiempo en el cual el parásito se desarrolla varias veces. De ahí que los daños económicos sean tan graves”, explica Alejandro Estévez Ochoa, presidente de la junta directiva de Fedepapa Nacional.

Según Estévez, las zonas paperas se ven menos amenazadas en periodos de precipitaciones altas o cuando se utilizan sistemas de riego. Sin embargo, aclaró que solo el 3% de los cultivos en el país utilizan riego por aspersión.

Frente a este panorama, estudios liderados por la Universidad Nacional de Colombia en Medellín y la Corporación para Investigaciones Biológicas (CIB) vislumbraron una solución: de la bacteria Bacillus thuringiensis, utilizada en técnicas de control biológico porque produce cristales con alto contenido de proteínas tóxicas para insectos, desarrollaron sintéticamente un gen que al ser introducido en el tubérculo evita que la polilla crezca.

“Lo que hacemos es insertar el gen en el genoma de las plantas para que se exprese en la papa, es decir, se convierta en una proteína que desencadene una función tóxica”, puntualiza Diego Fernando Villanueva Mejía, biólogo magíster en Biotecnología de la UN en Medellín e investigador del Grupo Biotecnología Vegetal.

Al ser consumida por la larva, dicha proteína llega a su intestino medio y desencadena un rompimiento de las células, forma poros o espacios en este órgano del parásito y lo paraliza, impidiendo la asimilación del alimento. Así, en menos de 36 horas muere de hambre, de pura inanición, y no alcanza a hacerle daño al tubérculo, pues no se desarrolla.

Este avance genético, afirma Villanueva, “hace que, desde el primer día de siembra hasta la cosecha, la planta produzca la proteína y permanezca protegida, independientemente si es invierno o verano”.

En pruebas de laboratorio y en invernadero, los tratamientos han mejorado, en casi el 100%, la resistencia de las variedades diacol capira, parda pastusa, puracé, neva y caicedonia.

Los investigadores realizarán ensayos directamente en campo confinado para comprobar si hay o no variaciones en el color y el sabor del tubérculo debido a la manipulación genética.

El producto final será una semilla con una característica adicional que le conferirá resistencia al ataque de la plaga. Por eso, según el biólogo, las expectativas son claras: “Esperamos que el productor ahorre costos de producción por hectárea, reduzca el uso de insecticidas químicos y así haya un menor impacto ambiental”.

La investigación no ha pasado inadvertida para el gremio papero. El presidente de la junta directiva de Fedepapa la califica como una buena medida que podría acabar con esta pesadilla para los agricultores.

“El paquete para controlar polilla puede costar el 30% del total de insumos, y si no se hace un manejo técnico del tema, el sobrecosto puede ser de un 100%”, argumenta Alejandro Estévez.

Una plaga veraniega

La polilla de la papa se descubrió en Guatemala en 1956, y llegó al país en 1983 a través de una importación de tubérculos que venían de Venezuela. Desde entonces, empezó a diseminarse por todos los departamentos paperos del país, particularmente en Antioquia, Boyacá, Cundinamarca, Nariño, Santander, Tolima y Cauca. Está presente entre los 1.600 y 3.000 metros de altura, predominando más en los pisos altos.

Leonardo Avellaneda, agricultor con más de 15 años dedicados a la papa, ha sufrido los estragos de esta plaga. Actualmente cultiva en la Sabana de Bogotá, y su mayor dolor de cabeza es en verano, cuando el bicho alcanza a diseminarse hasta en el 50% de su cultivo.

“Para controlar la polilla gasto entre 250 mil y 300 mil pesos en insecticidas por hectárea. Hacemos fumigaciones permanentes y labores culturales como no sembrar sobre rastrojos de papa, cubrir con tierra ciertas plantas para que se pongan más consistentes y tiernos sus frutos (aporcar), entre otras cosas”, dice.

Diego Fernando Villanueva explica que la acción de la polilla conlleva a que la papa sea uno de los cultivos más consumidores de químicos en el país. “El principal método de control son los insecticidas artificiales, costosos y perjudiciales para la salud del agricultor y para el medioambiente, pues son residuos tóxicos que, además de quedarse en el suelo, van a parar a fuentes de agua. Entretanto, son inespecíficos, es decir que matan las plagas pero eliminan a su paso insectos benéficos para los ecosistemas”, asegura.

Buenas prácticas

Para que la polilla no acabe con todo un cultivo, el presidente de la junta directiva de Fedepapa Nacional recomienda: no cultivar donde haya residuos de cosecha porque sirven como criaderos para la plaga; usar semillas certificadas; sembrarlas aisladas y en surcos profundos para que las plagas no puedan entrar hasta el tubérculo; aplicar agroquímicos en momentos indicados y así evitar que los cultivos se contaminen con los parásitos, y, por último, realizar a tiempo la cosecha.

Lea este artículo también en el siguiente enlace: www.unperiodico.unal.edu.co/dper/article/a-la-polilla-guatemalteca-la-estan-matando-de-hambre/

(Por: Fin/dac/feb/vbr
)
N.° 150

Otras noticias

Educación

enero 23 de 2021

Aprendizajes para propuestas de futuro

Con profunda tristeza registramos esta semana la noticia de la partida del...

La UNAL cuenta con 60.000 estudiantes de 850 municipios. Fotos: archivo Unimedios.

Educación

enero 22 de 2021

Universidades: el reto es mantenerse activas durante la pandemia

Frente a uno de los retos de pasar de la presencialidad a las clases virtuales...

Identificar una enfermedad con rapidez aumenta las probabilidades de hacer un buen diagnóstico y tratamiento. Foto: archivo Unimedios.

Salud

enero 22 de 2021

Enfermedades crónicas de mascotas se diagnosticarían más rápido

Espectroscopia infrarroja y el UV-Visible son las técnicas que prometen...

El ultracongelador de 338 litros que aporta la UNAL Sede Palmira tiene capacidad para almacenar entre 3.000 y 5.000 vacunas. Fotos: Unimedios Palmira.

Salud

enero 22 de 2021

UNAL aporta otro ultracongelador para almacenar vacunas en Palmira

La Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Palmira pone a disposición de...

El movimiento masivo de tierra es un proceso común en la construcción de vías y parqueaderos. Foto: archivo Unimedios.

Ciencia & Tecnología

enero 22 de 2021

Construcción de vías y parqueaderos se optimizaría con GPS y telemática

Con el uso de estas tecnologías, que permiten controlar automáticamente los...

La profesora Carmen Alicia Cardozo, secretaria General de la Institución, anunció la apertura del proceso de designación del Rector de la UNAL para el periodo 2021-2024. Fotos: Unimedios.

Educación

enero 21 de 2021

Inscripción de aspirantes a Rectoría de la UNAL va hasta el 1 de febrero

En el marco de lo establecido por la Resolución 097 de 2020 del Consejo...

Como resultado de siete expediciones oceanográficas en el Caribe colombiano se identificaron 133 especies de copépodos. Fotos: Cortesía Fernando Dorado Roncancio.

Medioambiente

enero 21 de 2021

Nuevos registros de copépodos aportan a la diversidad marina

Como resultado de siete expediciones oceanográficas, se identificaron 133...

La construcción de bienes públicos impulsaría el desarrollo de capacidades de producción y distribución de la vacuna. Fotos Unimedios.

Salud

enero 21 de 2021

Vacunas por sí solas no serían la solución a la pandemia

Las vacunas no solo dependen del desarrollo científico, sino de factores como...

Los ATSB se presentan como una herramienta prometedora en el control de la malaria. Foto: archivo Unimedios.

Ciencia & Tecnología

enero 21 de 2021

Cebos tóxicos combatirían mosquitos que transmiten la malaria

La nueva técnica, que se conoce como “cebos de azúcares tóxicos atractivos”...

COIL, aprendizaje internacional colaborativo en línea, es una modalidad que surge a raíz de las dificultades de la pandemia. Fotos: archivo Unimedios.

Educación

enero 20 de 2021

UNAL, elegida por EE. UU. para programas de enseñanza virtual

La Embajada de los Estados Unidos en Colombia, a través la convocatoria...